Los leones románicos de San Isidoro coronarán el sepulcro de Alfonso VI en Sahagún

Boceto en piedra de los que serán los futuros leones del sarcófago de Alfonso VI. / S. Santos

Cuatro leones en piedra caliza elaborados por Amancio González e inspirados en los originales de la fachada de la basílica completarán el nuevo sarcófago de Sahagún, también realizado por el escultor leonés, donde ya descansan los restos del rey de León

n. brandón
N. BRANDÓNLeón

El león románico de la fachada de la basílica de San Isidoro ha sido el elemento elegido por el escultor Amancio González para coronar el nuevo sarcófago en el que ya descansa desde este miércoles el rey Alfonso VI en el Monasterio de Santa Cruz de Sahagún. El escultor, que remata la obra en su taller de Lorenzana, espera poder concluir todo el conjunto próximamente, al añadir al sarcófago las lápidas y estas figuras decorativas.

Elaborados con piedra caliza, cuatro leones cerrarán las esquinas compuestas por las dos lápidas que cierran los dos sarcófagos en los que se encuentran, en uno el rey Alfonso VI, y en otro, tres esposas del rey y una amante.

Un encargo que desde el principio fue importante para Amancio González pero que ha tenido que modificar respecto al original. «El problema que he tenido es el espacio, pensaba que era reducido, pero aun así se acortó más por cuestiones de culto, que es la prioridad de la Madre Superiora. Al achicar más el espacio no se pudo hacer mi primera idea», según explica el propio Amancio González desde su taller en la localidad leonesa de Lorenzana.

No es una elección al azar, sino una mezcla de simbolismo real y gusto personal del autor. «El rey Alfonso VI tiene una importancia en San Isidoro y ese edificio es testigo de los acontecimientos más importantes de su vida. Mi intención es dejar también testimonio en el sarcófago del León románico que está en la fachada porque me encanta», puntualiza Amancio.

La reproducción de la cabeza y manos está hecha al detalle de como las hizo el autor original de esos leones, con unos rasgos peculiares, que guardan poca verosimilitud con un león del mundo real, pero que son representativos de este importante edificio en la historia de los reyes de León.

Este nuevo sepulcro será sellado y finalizado con los cuatro leones de San Isidoro próximamente para que, una vez completada la obra, la distancia no separe a San Isidoro de Alfonso VI Rey de León.