El consejo parroquial de Villaverde de Arcayos exige al Obispado acceso a las cuentas de las que el párroco es único gestor

Santuario de Nuestra Señora de Yecla, en Villaverde de Arcayos./
Santuario de Nuestra Señora de Yecla, en Villaverde de Arcayos.

El 11 de agosto se concentran en la iglesia de Almanza contra la «nefasta» gestión del sacerdote, que no oficia misa desde el 2 de junio | Hace cuatro meses denunciaron ante el vicario general el ocultamiento de las cuentas, a las que todavía no han accedido

ANA GONZÁLEZLeón

Los feligreses de la parroquia de Villaverde de Arcayos han dicho basta. Tras cuatro meses que quejas, escritos y peticiones solicitando acceso a las cuentas, el consejo parroquial de la localidad leonesa ha decidido pasar a la acción, y ha convocado para el domingo 11 de agosto una concentración a las puertas de la iglesia de Santa Marina, en Almanza, para visibilizar la «lucha» que mantienen contra el párroco de la zona.

Una concentración que llega después de meses intentando aclarar cuánto dinero hay en la cuenta de la parroquia con discreción y que ahora los parroquianos exigen resolver públicamente con el Obispado. Piden que se «hagan números» y se aclaren unas cuentas que llevan sin presentarse de forma clara desde 2016, cuando el sacerdote llegó a la parroquia de Villaverde y al santuario de Nuestra Señora de Yecla.

«No queríamos ensuciar la imagen de la Iglesia ni del pueblo, pero la situación es insostenible», aseguran desde el consejo, que llevan en pie de guerra con el sacerdote desde el 15 de abril, cuando presentaron el primer escrito al vicario general exponiendo las sospechas que les generaba que el sacerdote no hubiera presentado las cuentas de los últimos tres años.

Sin misa desde el 2 de junio

Desde este momento las quejas por parte de los feligreses no han hecho sino aumentar ante la falta de una solución por parte tanto del máximo responsable del Obispado como del economato diocesano. Una inactividad que desde el consejo consideran una «tomadura de pelo» y que les hace sospechar «que pasa algo con las cuentas».

A toda esta situación hay que sumar que el párroco no oficia misa en el pueblo desde el 2 de junio, ausentándose incluso de las fiestas patronales. Algo que desde el consejo no creen que vaya a revertirse en lo que queda de verano.

Una ausencia en sus funciones que ha acabado con la paciencia de los parroquianos y que les ha llevado a convocar para el domingo 11 una protesta a las 12:30 frente a la iglesia de Almanza con el objetivo de hacer llegar finalmente sus reivindicaciones tanto al Obispado como al propio párroco, que previsiblemente oficiará la misa ese mismo día.

La respuesta del Obispado

Desde el Obispado de León señalan que están al corriente de la situación en Villaverde de Arcayos y que se están estudiando las medidas oportunas para solucionar el problema.

De hecho, el sábado 3 de agosto se trasladarán el vicario general y el vicario pastoral al pueblo para comunicar a los feligreses su decisión.