El brote de listeria se originó en la fábrica sevillana de la empresa Magrudis

Hospital Virgen del Rocío de Sevilla donde permanecen ingresados tres de los hospitalizados por el brote de listeriosis /EFE
Hospital Virgen del Rocío de Sevilla donde permanecen ingresados tres de los hospitalizados por el brote de listeriosis / EFE

La ministra de Sanidad confirma que la planta está clausurada y pide que no se consuman otros productos de la marca 'La Mechá'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha confirmado este jueves que el origen del brote de listeria que ya ha contaminado a 150 personas y mantiene a otras 500 bajo investigación se encuentra en la fábrica de la empresa Magrudis, en Sevilla, donde se elaboró la partida de carne mechada. Las investigaciones se centran ahora en determinar en qué fase del proceso de elaboración se produjo la contaminación. La ministra ha resaltado que la fábrica «ya está clausurada» y que los productos que salieron de ella están retirados de la venta.

En cualquier caso, el Ministerio de Sanidad ha pedido a quienes tengan en su casa productos de la marca 'La Mechá' que, como medida de precaución antes de que el laboratorio confirme si están contaminadas, no los consuman. Los alimentos son chicharrón andaluz, lomo al Jerez, lomo al pimentón y lomo casero al pimentón.

Carcedo ha destacado que este tipo de intoxicaciones son «muy serias como para andar con especulaciones», pero la pugna entre el Ministerio y la Junta de Andalucía continúa, ahora por la posibilidad de que exista una «contaminación cruzada», es decir, que la listeria se haya podido extender a otros productos elaborados en la fábrica o manipulados en las tiendas en las que fueron vendidos (por ejemplo, a través de instrumentos como las cortadoras de fiambre). Carcedo ha admitido que puede existir esa «contaminación cruzada», mientras que la Junta ha hecho un llamamiento a la tranquilidad y ha asegurado que la enfermedad sólo afecta a quienes hayan comido carne procedente de la planta sevillana. «Por favor, olviden lo de la contaminación cruzada y lo del cuchillo porque no tiene nada que ver con el alimento contaminado», ha sostenido el portavoz de la Junta para esta crisis alimentaria, José Miguel Cisneros.

«Tenemos la certeza de que todos los casos que hemos visto en la encuesta epidemiológica corresponden a pacientes que han comido la carne contaminada y esta enfermedad se transmite por el alimento contaminado», ha insistido Cisneros, que ha pedido a los ciudadanos que no la han tomado que no colapsen las urgencias y «mantengan la calma porque hay razones para mantenerla».

Desde el frente político, los grupos parlamentarios de PP y Ciudadanos han reclamado este jueves la comparecencia de María Luisa Carcedo en el Congreso para explicar las actuaciones llevadas a cabo para controlar el brote. Hace dos días lo pidió Unidas Podemos, que también exigió explicaciones al consejero andaluz de Salud.

168 casos

Hasta el momento, las comunidades autónomas han informado al Ministerio de Sanidad de 168 casos provocados por este brote: 161 en Andalucía, tres en Asturias, tres en Aragón y uno en Extremadura. Además, se están estudiando otros 16 posibles y 500 más están bajo sospecha. El largo periodo de incubación de la enfermedad, más de dos meses, y el consumo masivo de carne mechada en fiestas patronales, como en los pueblos de Chucena (Huelva) o El Coronil (Sevilla), hace probable que en los próximos días aparezcan más casos.

Además, la crisis alimentaria ha saltado la frontera española. El Ministerio ha comunicado el brote de listeriosis a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Europea, aunque María Luisa Carcedo ha aclarado ayer que esta medida forma parte de un procedimiento «habitual y ordinario». Mientras tanto, Portugal ha alertado a sus ciudadanos de la «necesidad de tomar medidas preventivas» en caso de que viajen a Andalucía.