El CSIC y el Hospital Nacional de Parapléjicos patentan un compuesto químico que mejora la movilidad tras una lesión medular

El CSIC y el Hospital Nacional de Parapléjicos patentan un compuesto químico que mejora la movilidad tras una lesión medular

El experimento se ha realizado con éxito en ratas adultas

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

 

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han elaborado un compuesto obtenido por síntesis química que abre nuevos caminos de investigación en la recuperación del sistema nervioso central dañado por una lesión traumática.

En concreto, es un glicolípido sulfatado (combinación de azúcar y grasa) que promueve el crecimiento de las neuronas y que puede ser usado en combinación con una terapia celular porque no afecta a células que también regeneran el sistema nervioso.

 

Ensayo con ratas

 

El equipo investigador ha experimentado con ratas adultas a las que se les había provocado una contusión moderada en la médula espinal. «Una parte de estos animales lesionados fueron inyectados con esta molécula por encima y por debajo del sitio de la lesión mientras que a otro grupo de animales se les administró un placebo. Los animales tratados tuvieron una recuperación relativamente rápida observándose en las dos primeras semanas una recuperación importante de la locomoción que mejoraba aún más al mes de la lesión», explica el doctor Ernesto Doncel, investigador principal de este proyecto.

Según este científico, los glicolípidos sulfatados «atraviesan con mayor facilidad la membrana celular para ejercer su efecto, repara en gran medida las funciones dañadas, tienen un efecto neuroprotector y son más resistentes al mantener su estructura en el tiempo sin perder sus propiedades, lo que permite que pueda ser administrado como inyectable».

Este glicolípido ha sido patentado por este grupo de investigadores que actualmente buscan instituciones o compañías interesadas en su uso y comercialización. «Nuestros trabajos van encaminados a demostrar su efectividad cuando se acopla a diferentes transportadores que facilitarían su penetración al sistema nervioso central lesionado, además de poder combinarse con otras terapias para la lesión medular», indica el doctor Doncel, que subraya el «evidente éxito al haberlo utilizado de manera experimental en roedores a la hora de promover el crecimiento de los nervios, la producción de la mielina, capa que envuelve los axones de las neuronas, y la inhibición de células gliales, astrocitos y microglía».