Una pescadería implanta ojos de plástico a sus pescados para que parezcan frescos

Imagen del pescado ofertado en la pescadería de Kuwait./Diario Al Bayan
Imagen del pescado ofertado en la pescadería de Kuwait. / Diario Al Bayan

El hecho ha tenido lugar en Kuwait, donde las autoridades han tomado la decisión de cerrar el establecimiento una vez comprobado el fraude

RUBÉN PENIT GARCÍAMadrid

Cada vez son más los casos en los que los ciudadanos sufren estafas en la venta de alimentos. Uno de los últimos ha tenido lugar en una pescadería de Kuwait, cuyos dueños tomaron la decisión de implantar ojos de plástico a sus pescados para que pareciesen más frescos.

Según publica el diario árabe Al Bayan, las autoridades del país asiático han tomado la decisión de cerrar el establecimiento tras comprobar el estado real de los productos ofertados y la estafa que se estaba llevando a cabo.

El fraude de la leche

Aunque uno de los alimentos más falsificados del mundo es la leche. En el año 2012 la OCU (Organización de Consumidosres y Usuarios) publicó un informe sobre el fraude que se realizaba en sus procesos de producción, mostrando un gran desasosiego por la mala calidad de algunos productos lácteos en España que, en muchas ocasiones, se adulteran con productos que pueden ser peligrosos para la salud, lo que llevó a la asociación a recomendar a los usuarios no consumir algunas determinadas marcas.

Dentro de este fraude, la mayor alarma social se genera cuando afecta a las leches infantiles. A comienzos de este año la Policía, en colaboración con la Europol, desmanteló una compañía que se encargaba de falsificar leche infantil. Aunque no era nociva para la salud, entrañaba riesgo porque carecía de los nutrientes necesarios para la alimentación de los menores y se fabricaba sin medidas de higiene y seguridad alimentaria.

Aunque el mayor escándalo relacionado con la leche infantil tuvo lugar en China, donde en 2008 una falsificación en masa provocó el fallecimiento de seis niños y provocó que otros 300.000 niños enfermasen. El fraude se basaba en añadir a la leche melamina, un producto tóxico que aumentaba su indicador proteico y permitía así elevar su precio en el mercado. El proceso judicial se alargó durante años y afectó a 22 empresas, con 21 personas procesadas por los hechos.

En Europa, la leche infantil también ha estado en el ojo del huracán recientemente por un brote de leche contaminada en Francia, aunque en este caso de forma involuntaria, tras el hallazgo de diversos productos infantiles contaminados por salmonela y una treintena de bebés afectados. El foco de la contaminación se halló en una fábrica situada en Craon, en el oeste de Francia, que fue clausarada. La empresa Lactalis, responsable de estos productos, se vio obligada a retirar su leche en polvo para bebés del mercado en 83 países, lo que supuso más de doce millones de cajas afectadas.

Más información

 

Fotos