Los condenados, uno a uno

Los condenados, uno a uno

Un militar, un ya exguardia civil, un peluquero... Tienen en común su amor al Sevilla y a las juergas salvajes en las que iban de 'cacería'

MARIA JOSÉ TOMÉ y EDURNE MARTÍNEZ

Los cinco miembros de 'La Manada' han conocido este viernes el fallo del Supremo que les condena a 15 años de cárcel -dos más al exguardia civil Antonio Manuel Guerrero por el robo del móvil a la víctima-, por violación y no por abuso sexual. A todos ellos les une su amor al Sevilla, a las juergas salvajes y a las drogas pero, sobre todo, a su grupo, a su 'Manada', como se hacían llamar en las redes sociales y en su grupo de WhatsApp. Era en este foro donde presumían de sus hazañas y hablaban de planificar violaciones utilizando 'burundanga' y otras sustancias para anular la voluntad de sus víctimas cuando los 'lobos' salían de 'cacería'. Estos son sus perfiles:

El cabecilla del grupo

José Ángel Prenda

Está considerado el cabecilla del grupo. Prenda tiene 30 años y fue el primer miembro de la cuadrilla que entabló conversación con la denunciante en las calles de Pamplona. 'El Prenda' se deshizo en prisión del segundo apelativo con el que era conocido, Joselito 'el Gordo': las horas de gimnasio y, según su abogado, el estrés que sufrió entre rejas le hicieron perder 30 kilos.

Cuenta con antecedentes por un robo con fuerza cometido en Huelva en 2011, delito por el que fue condenado a dos años de cárcel. Y cuando ingresó en prisión tras el juicio era miembro de los 'Biris Norte', la formación ultra de hinchas del Sevilla. Estuvo implicado en alguno de los incidentes protagonizados por este grupo en los campos de juego.

Los numerosos tatuajes que exhibe, entre ellos su apelativo escrito en grandes letras en el abdomen, permitieron su identificación por parte de la víctima. Otro reza 'Hooligans Sevilla', con el perfil de los cuatro violentos protagonistas de 'La Naranja Mecánica', todo un referente para 'la Manada'.

Expulsado del Ejército

Alfonso Jesús Cabezuelo

Con 30 años, es el miembro de más edad de 'La Manada'. Fue expulsado de las Fuerzas Armadas tras la primera sentencia. Cabezuelo estaba adscrito a la Unidad Militar de Emergencia (UME) de la base de Morón de la Frontera.

También es miembro de la peña radical del Sevilla, cuyo escudo lleva tatuado en la espalda, y ello le ha acarreado ya una condena de la Audiencia de Sevilla por lesiones, riña tumultuaria y desorden público. Tiene tatuado en un pie un lobo aullando junto a la frase 'El poder del lobo reside en la manada'.

Expulsado de la Guardia Civil

Antonio Manuel Guerrero

Guerrero era guardia civil y cuando estalló el caso estaba destinado de prácticas en Córdoba. Fue expulsado del cuerpo cuando se conoció la sentencia. Durante su estancia en prisión fue padre con la novia que tenía antes de estallar el escándalo y con la que compartió el vis a vis autorizado a los internos. Tuvo un papel clave en los hechos, ya que fue quien grabó la mayoría de los clips de vídeo con su propio móvil. Durante el juicio reconoció que fue el que robó el teléfono de la chica, según dijo, por «avaricia», lo que le ha acarreado dos años más de condena (17) que a sus compañeros.

Hasta la fecha sin antecedentes

Jesús Escudero

Tiene 29 años y es peluquero. 'Escu', como se le conoce, es el más discreto de todos y al único que no se le conocen antecedentes. Hasta ingresar la primera vez en prisión por este caso, trabajaba en un salón de belleza del barrio sevillano de Triana y ejerció su profesión en la cárcel. En el juicio que les condenó a 9 años, 'Escu' destacaba por su impecable y cuidada imagen, con un corte y un rasurado de barba perfectos.

Su mesura no casa con el llamativo y enorme reloj de esfera blanca que llevaba la noche de los hechos y que fue determinante para su identificación por parte de la víctima. También muestra orgulloso su condición de miembro de 'la Manada' con un gran tatuaje que representa la huella de un lobo.

El más joven del grupo

Ángel Boza

De 27 años, es el cachorro de 'La Manada'. Su condición de benjamín del grupo le hacía ser objeto de las bromas del resto. Los Sanfermines eran, para él, una especie de prueba, una suerte de viaje iniciático en el que debía demostrar que tenía cualidades para formar parte del grupo de lobos mayores. También es un ultra de los 'Biris Norte' y cuenta con antecedentes por robo con fuerza y por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, delito por el que fue condenado a nueve meses de cárcel y a trabajos en favor de la comunidad. Lejos de mantener un perfil bajo hasta conocer la sentencia que les condenó primero a 9 años, robó unas gafas de sol el verano del pasado año, causando lesiones a un guardia de seguridad. Fue puesto en libertad y el magistrado le impuso sendas multas de 580 euros por ambos delitos y una indemnización de 234 euros al agente de seguridad al que lesionó.

Es el que supuestamente besó a la joven antes de entrar al portal y el único de los miembros de 'la Manada' que no está enjuiciado por el caso de la violación de Pozoblanco, en el que se les acusa de abusar de una joven en un coche tras suministrarle presuntamente 'burundanga'.