Madrid iza la bandera del feminismo

Foto de familia en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, donde se inauguró el Santander WomenNOW Summit./Fernanda Carvalho
Foto de familia en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, donde se inauguró el Santander WomenNOW Summit. / Fernanda Carvalho

En la inauguración del Santander WomanNOW Summit se comenzaron a escuchar las historias de las mujeres que luchan por la igualdad

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

La cantante Rozalén llegó temprano y se mezcló entre el público. La mayoría mujeres. De elegante vestir, algunas de negro y otras de flores, ocupaban 300 sillas blancas del patio interior de la Real Casa de Correos en la Puerta del Sol. Entraron la vicepresidenta Carmen Calvo y el presidente del Gobierno español Pedro Sánchez, en ese orden. Se hizo silencio. Con las palabras de Ignacio Ybarra, presidente de Vocento, se inauguró el Santander WomanNOW Summit. Un espacio para «aportar ideas y experiencia y escribir un nuevo futuro no solo para las mujeres sino para toda la sociedad». En ese sentido, aseguró que «los medios de comunicación tenemos un papel fundamental en la transmisión de valores y mensajes, en marcar el rumbo, lo que implica una gran responsabilidad».

«Durante muchos años las mujeres han luchado por la igualdad y es ahora que sus historias están provocando manifestaciones y movimientos sociales», aseguró Ybarra. «Estamos en un momento crucial». Un momento crucial que avanza a buen paso, ganando espacio con vértigo, aunque aún lejana la plena igualdad. Este proceso imparable fue ilustrado por Ana Botín, presidenta del Banco Santander, patrocinador global del evento, que contó una anécdota. Eran los primeros años del milenio y ella presidía Banesto. Camino a una reunión le preguntó al director de Recursos Humanos del banco por el proceso de selección que habían iniciado y él le respondió que se hacía de forma rigurosa pero presentaba un «problema»: el 80% de las que llegaban a la ronda final eran mujeres. «¿Por qué es un problema?», quiso saber Botín. El director le respondió: porque luego se casan y tienen hijos.

«Durante muchos años las mujeres han luchado por la igualdad y es ahora que sus historias están provocando manifestaciones y movimientos sociales» Ignacio Ybarra - presidente de Vocento

Un tiempo más tarde, en 2004, recibió la lista de los que debían ser promocionados a directores regionales, un puesto clave para el sistema bancario español. «En esa época todos eran hombres y el nuevo director de Recursos Humanos, uno nuevo pues el otro ya no estaba -relató Botín con una sonrisa- me los pasó en orden de mérito. El primer nombre era una mujer, Carmen González Moya». No obstante, el director le dijo que, sin embargo, no se le ofrecerá el puesto porque está de baja maternal. «¿Cómo?», le preguntó ella, sorprendida y ordenó llamarla. «Ella fue la primera y ahora la gran mayoría de directoras regionales son mujeres», aseguró.

«Ésta es una gran ocasión para escuchar los testimonios de las mujeres, porque lo que nos llama a la acción son las historias», sostuvo Botín, que recordó que el año pasado, cuando se reafirmó públicamente como feminista, tuvo que escuchar reproches. «Los sesgos cognitivos existen. Se sigue pensando que las mujeres que son madres estamos menos comprometidas con nuestros trabajos, mientras que los hombres que son padres son más responsables. El impuesto a la maternidad existe y lo tenemos que cortar. Pero para lograr la igualdad necesitamos a los hombres». Hombres feministas, que más de uno aplaudía en la sala.

«Ésta es una gran ocasión para escuchar los testimonios de las mujeres, porque lo que nos llama a la acción son las historias» Ana Botín - presidenta del Banco Santander

Historias como ésta se escucharán durante dos días en el congreso que convierte a Madrid en la capital europea de la «cultura del feminismo», como dijo Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid. «Madrid necesita feminismo. El futuro es feminista y el progreso de la humanidad pasa por el feminismo. La cultura de la mujer ha cambiado más la sociedad sin guerras, revoluciones o violencia». Y avanzó una primicia: la ciudad tendrá pronto un museo feminista.

Vídeo: Fernanda Carvalho
Vídeo: Madrid, capital europea de la mujer gracias al WomenNOW Summit

Después de las intervenciones de Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid, que recordó «ese gran fracaso de nuestra sociedad que es la violencia de género», y de Evelyne Gebhardt, vicepresidenta del Parlamento Europeo y miembro del Grupo de Alto Nivel sobre la Igualdad de Género y Diversidad, que enumeró los logros del Parlamento Europeo en la lucha por la equidad, vino el turno de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, que clausuró la noche.

Sacrificios

«Las mujeres de hoy están escribiendo su propia historia, y están haciendo historia», empezó, recordando el lema del evento: 'Las mujeres ahora hacen su historia' y recordó a Rosalía de Castro y Concepción Arenal para llegar al presente. «Todos los movimientos feministas han conllevado siempre más sacrificios que recompensas. Pero gracias a eso, se ha llegado por fin al siglo de las mujeres. El momento en que las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos. Eso es el feminismo. Sin adjetivos ni calificativos».

«Vosotras, las mujeres, tras muchos siglos de lucha, sois las vencedoras sobre la discriminación. Habéis conseguido la igualdad, reescribir la historia» PEDRO SÁNCHEZ - PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Previo a que Rozalén cantara su metáfora del feminismo, con una niña que escapa por una puerta morada pintada en la pared, Sánchez finalizó: «Esta reunión de voces que reclaman un verdadero cambio y exigen ser escuchadas es la verdadera garantía. La tarea es ardua y queda mucho camino por recorrer. Esta cumbre internacional es necesaria y significativa y me siento orgulloso de que Madrid se convierta en la capital europea de la mujer. Los debates enseñarán el modo en que el mundo necesita reescribirse. Vosotras, las mujeres, tras muchos siglos de lucha, sois las vencedoras sobre la discriminación. Habéis conseguido la igualdad, reescribir la historia».