La iniciativa de Lidl que cambiará las costumbres de muchos clientes

La iniciativa de Lidl que cambiará las costumbres de muchos clientes

La cadena de supermercados ya adoptó el año pasado una medida de gran calado medioambiental

AGENCIAS

La cadena de supermercados Lidl es la primera de España en eliminar bolsas de plástico de las líneas de cajas de los 550 establecimientos que tiene el país. A esta medida, que ha sido aplaudida desde distintos ámbitos y muy bien acogida por sus clientes, se suma una nueva decisión que va a tener un claro impacto en los consumidores. Y es que a lo largo de este 2019, la cadena eliminará de sus tiendas todos los artículos de plástico de un solo uso, como vajillas de plástico, pajitas para beber o bastoncillos de algodón para los oídos, entre otros. Además, se ha comprometido a garantizar que todos los envases de plástico de productos de marca propia sean 100% reciclables hasta 2025.

La retirada de las bolsas de plástico se inició el pasado mes de mayo en las tiendas que Lidl tiene en las islas Baleares y, a principios de verano, se amplió a las de Cataluña y la Comunidad de Madrid. Así, desde hace medio año, más de 200 tiendas de la compañía (el 40% de su red en España) operan sin vender bolsas de plástico y ha supuesto un ahorro de 30 millones de bolsas al medio ambiente.

Desde el 1 enero, en ninguna de las 550 tiendas de Lidl en España se pueden comprar bolsas de plástico para transportar la compra. Con esta medida, Lidl deja de distribuir cada año 100 millones de bolsas, lo que se traduce en la eliminación de más de 1.300 toneladas de plástico y la no emisión de más de 1.000 toneladas de CO2 al año. De este modo, la empresa prevé dejar de ingresar cada año 1,5 millones de euros.

En el marco de la estrategia global de Lidl por un uso más eficiente del plástico, se ha fijado como objetivo reducir su uso, al menos, un 20% hasta 2025.

Medidas «insuficientes»

Esta medida va en sintonía con las reivindicaciones de Greenpeace, que tras analizar el comportamiento de los principales supermercados españoles y sus compromisos para reducir el plástico ha concluido que «ninguno» ha acometido las actuaciones necesarias para decir «adiós» a la cultura del plástico y del usar y tirar.

Durante diez meses, Greenpeace ha analizado los supermercados y concluye que la mayoría apuesta por reducir el grosor de sus envases, por cambiarlos por otros de usar y tirar que también seguirán contaminando, por lo que no han aportado soluciones «satisfactorias».

En todo caso, Greenpeace valora que pese a que todas las propuestas que se han presentado son «insuficientes», Eroski, Aldi y Mercadona son los que más pasos positivos están dando.

 

Fotos