«Messi y Ronaldo hacen bien su trabajo en la Champions de los encierros»

Encierro de los Sanfermines 2019./Efe
Encierro de los Sanfermines 2019. / Efe

El ganadero de los cabestros de los Sanfermines, procedentes de Guadalajara, se defiende de las críticas y asegura que «van a la velocidad que les marcan los toros que los aprietan»

J.V. MUÑOZ-LACUNAGuadalajara

Messi, Ronaldo, Sevillano, Cariñoso, Tabernero, Distraído, Hortelano, Elegante, Chino, Corredor, Generoso, Lancero, Lolo, Perezoso y Pistolero son los 15 cabestros que cada mañana conducen a los toros en los encierros de los Sanfermines de Pamplona. Su misión es guiar a los toros de lidia desde los Corrales de Santo Domingo hasta la Plaza de Toros -848,6 metros- sin que los corredores corran peligro. Y ese es, precisamente, el origen de las críticas que está recibiendo el propietario de estos mansos, José María López de la Torre, de la ganadería «El Uno» de Almoguera (Guadalajara), porque los encierros resultan demasiado rápidos y los toros corren agrupados y escoltados por los cabestros en todo el recorrido sin que salgan del grupo en ningún momento.

«Hacen su trabajo y van a la velocidad que les marcan los toros que van por  detrás y los aprietan», explica este ganadero que heredó 'El Uno' de su padre, quien fundó esta ganadería en la década de los 80 del pasado siglo en una finca de Almoguera pegada al río Tajo.

«Nosotros criamos y seleccionamos a nuestros bueyes para que cumplan con el objetivo del encierro y lo hacemos con gran sacrificio y dedicación. Si los cabestros se dieran la vuelta no estaríamos cumpliendo con el fin del encierro», argumenta el propietario de Messi, Ronaldo y los demás mansos.

Entrenados desde pequeños

«Nos están criticando por hacer las cosas bien para que en los encierros vayan agrupados y por haber contribuido a reducir de forma espectacular el número de heridos y es difícil entender que por hacer nuestro trabajo bien recibamos insultos y descalificaciones e incluso pidan la muerte de los bueyes», se lamenta este ganadero, quien añade que «los bueyes no son robots, son animales trabajados y domados durante años mientras que los toros son animales salvajes y las situaciones no son predecibles nunca».

Ganadería 'El Uno'
Ganadería 'El Uno'

Y es que desde que los cabestros nacen son entrenados para este fin en la finca de Almoguera donde José María López también cría más de 400 vacas, otros 135 mansos y 500 toros de lidia. Para ello, se seleccionan los más rápidos para los encierros de ciudad y los más tranquilos para los encierros camperos, muy populares en la provincia de Guadalajara.

Orgullo de llegar a lo más alto

Al margen de las críticas recibidas en estos Sanfermines, el propietario de 'El Uno' afirma que «es un orgullo estar en Pamplona por segundo año consecutivo y un sueño hecho realidad que mis animales corran en Pamplona porque los Sanfermines son la Champions de los encierros y hemos llegado hasta aquí con mucho trabajo y esfuerzo».

Hasta el momento, sus cabestros han cumplido con el objetivo y han evitado fuertes cogidas como la que el propio José María López llegó a sufrir en su finca en 2006 cuando daba comida a los toros y uno lo embistió. El resultado: fuertes traumatismos por todo el cuerpo y cuatro días hospitalizado.

Más información