«La educación tiene que ser lo primero, incluso en tiempos de crisis»

Tan Eng Chye posa tras la entrevista. /Virginia Carrasco
Tan Eng Chye posa tras la entrevista. / Virginia Carrasco

Tan Eng Chye, rector de la Universidad Nacional de Singapur, afirma que «los estudiantes deben tener claro que tendrán que formarse durante toda su vida»

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El matemático Tan Eng Chye es el rector de la Universidad Nacional de Singapur, una de las mejores del mundo. Dirige la cúspide de un modelo educativo de éxito cuyos adolescentes arrasan en todas las pruebas Pisa y ha visitado España para aportar su visión sobre el futuro de la educación superior en el congreso 'Construyendo la reputación de las universidades', organizado por la Universidad de Navarra.

- ¿Cómo se construye la universidad más prestigiosa de Asia?

Hay tres factores clave. Una gran apoyo del gobierno, con importantes recursos. Una amplia autonomía de la universidad para manejar esos recursos. Y una universidad que es un gran foco de conocimiento. Con estudiantes, profesores, plantilla y exalumnos talentosos.

-¿Cuáles son los retos de la universidad del futuro?

Tenemos varios. La educación superior está masificada, lo que implica más competitividad. Hay un gran reto con las nuevas tecnologías. Estamos ante la cuarta revolución industrial. Todo cambia muy rápidamente en el ámbito laboral. Se calcula que siete millones de empleos van a desaparecer para 2020, y después muchos más. El 65% de los alumnos de Primaria tendrán trabajos que ahora no conocemos. Las universidades tenemos que cambiar y hacerlo rápidamente.

-¿Se pueden adaptar los títulos a un mercado laboral cambiante?

En Singapur, ya no hablamos de titulaciones. Los estudiantes tendrán que formarse a lo largo de toda su vida. Ninguna universidad, ni siquiera las mejores, puede enseñar en los cuatro años de un grado las competencias y habilitades precisas para los 45 o más años de vida laboral. El estudiante debe tener claro que tendrá que formarse durante toda su vida. El grado te tiene que dar los fundamentos sólidos para luego aprender mucho más.

- ¿Qué pesa más para encontrar trabajo, los conocimientos o las habilidades personales?

Ambos. Muchas universidades trabajan bien el conocimiento, pero descuidan las habilidades blandas (comunicación, empatía, creatividad, organización, pensamiento crítico). En nuestra universidad impartimos un programa que se llama 'Raíces y Alas'. Las 'Raíces' trabajan la personalidad, tu capacidad de sobreponerte a las dificultades. Acabar con el pensamiento negativo. Proclamar que tú puedes hacerlo. Las 'Alas' dan habilidades de comunicación para relacionarse con los superiores, los colegas o los subordinados, para trabajar en equipo. Es importante preparar a los alumnos en estas habilidades.

- ¿La obsesión por el perfil técnico puede hacer que arrinconemos el beneficio de las humanidades?

Las habilidades técnicas son muy importantes, pero las humanidades y las ciencias sociales también. Nosotros aconsejamos formarse en los dos pilares. Es lo que te prepara para asimilar una educación durante toda la vida. La inteligencia artificial va a progresar muy rápidamente. Un técnico no va a poder competir con una computadora, pero la máquina no podrá alcanzar las habilidades humanas. Necesitas saber cómo funciona un robot, pero hay que ser menos robot y más humano.

-¿La clave de un modelo educativo de éxito es tener como profesores a los más brillantes?

Es una parte. Singapur es un país muy pequeño (5,5 millones de habitantes), con 53 años de historia (se independizó en1965), y sin recursos naturales. Era evidente que teníamos que poner todos nuestros recursos en el talento humano, empezando por la Primaria y la Secundaria. La primera clave del éxito son los profesores. Si quieres tener un buen sistema educativo necesitas muy buenos profesores. En Singapur los profesores están muy bien pagados. La segunda clave es que nos atrevemos a innovar, nunca nos quedamos quietos. No enseñamos matemáticas con fórmulas sino pensando entre todos cómo encontrar la respuesta al problema.

- ¿La educación debe ser una cuestión de Estado, ajena a la lucha partidista?

La educación debe ser un tema de Estado. No debería estar afectada ni por el debate político ni por el partido que está en el gobierno. Debe ser enseñar a los estudiantes a pensar críticamente.

- ¿Es un error recortar la inversión educativa en tiempos de crisis?

Depende del país y de su situación. Si tienes que alimentar a la gente hambrienta, ¿qué es más importante? Cada gobierno debe priorizar según su situación.

- ¿Y en un país como España?

En ese caso, la educación tiene que ser siempre lo primero. La educación es el futuro.

- ¿No es demasiada presión para los alumnos exigirles la excelencia académica desde niños?

Demasiada presión no es buena, pero poca presión tampoco es buena. Hace falta un equilibrio.

 

Fotos