Los drones de la DGT comienzan a multar

DGT

Las tres aeronaves certificadas toman imágenes de la infracción que luego se adjuntarán como medio de prueba en el boletín de denuncia

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

Los drones de la Dirección General de Tráfico (DGT) comienzan a multar las infracciones que capten a partir de este jueves 1 de agosto. Operados por agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, estas aeronaves se utilizan para la monitorización y apoyo en operaciones y eventos especiales que conlleven un elevado número de movimientos en carretera. También pueden actúar como apoyo en situaciones de emergencia.

La DGT cuenta con una flotilla de once drones, pero de momento solo puede utilizar tres de ellos para multar al contar la certificación del Centro Español de Metrología (CEM). Los ocho restantes aparatos seguirán utilizándose para la regulación y gestión de la circulación. Además, Tráfico tiene abierto un proceso de licitación para la adquisición de otras 20 aeronaves que, una vez certificadas, se incorporarán a las labores de vigilancia y control.

Todas las infracciones captadas por drones certicados para multar serán notificadas en el acto por un agente de la Agrupación la Guardia Civil que dará el alto al vehículo, según explicaron fuentes de la DGT. Si por el contario no se puede parar al infractor, las denuncias serán enviadas al domicilio del propietario del vehículo. En todos los casos, las multas estarán acompañadas del fotograma correspondiente como prueba de la infracción cometida por el conductor.

Los drones que emplea Tráfico tienen un radio de acción de unos 500 metros, un techo de operaciones de 120 metros y una autonomía de unas dos horas de vuelo. Se trata de drones del modelo Mavic Pro, que cuentan con una cámara de 12,7 megapixeles.

Entre otras habilidades, estos aparatos están capacitados para el seguimiento automático de un objetivo (vehículo o persona), según elija el operador. El precio de cada uno de estas aeronaves es de cerca de 900 euros.

Vigilancia electrónica

De esta manera, este organismo dependiente del Ministerio del Interior incrementa la vigilancia por medios eléctrónicos. Y es que los drones son un escalón más junto al sistema Pegasus que montan diez helicópteros de la DGT, las 216 cámaras de alta definición para el control del uso del cinturón de seguridad o del teléfono móvil y los radares fijos, portátiles y móviles que van instalados en los vehículos camuflados de la Agrupación de Tráfico, entre ellos un camión.

Con motivo de esta operación de agosto entrarán en funcionamiento otros ocho nuevos radares fijos, seis de ellos de tramo, con lo que ya son más de 750 los instalados. Tráfico quiere poner en servicio este año 78 nuevos radares fijos, de los que 15 son de tramo.

Asismismo, durante este verano circulan vehículos camuflados de la Guardia Civil para vigilar especialmente el uso del móvil al volante. Entre estos vehículos hay varias furgonetas.