La actriz porno que tuvo una relación sentimental con un menor de Gijón, condenada a cuatro años

La actriz porno que tuvo una relación sentimental con un menor de Gijón, condenada a cuatro años

La Audiencia Provincial no considera probado que hubiera contactos sexuales completos con el joven, que tenía quince años

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

La Audiencia Provincial ha condenado a cuatro años de prisión a la actriz porno acusada de mantener una relación íntima con un joven de 15 años. El tribunal la considera culpable de un delito de abuso sexual continuado, si bien no considera probado que tuviera relaciones sexuales completas con el adolescente.

El abogado de la procesada, Luis Fernández del Viso, ya ha manifestado su intención de recurrir la sentencia de la Sección Octava, solicitando la libre absolución de su clienta. Mantener una relación sentimental con un menor de 16 años, sea consentida o no y haya o no sexo, está tipificado en el Código Penal como un delito de abuso.

El juicio se celebró la semana pasada a puerta cerrada y durante el mismo la Fiscalía modificó sus conclusiones para elevar la solicitud de la condena de los cuatro años de prisión iniciales a los once que finalmente pidió para la mujer al apreciar, a la vista del testimonio del joven, que habían mantenido relaciones sexuales completas.

Sin embargo, el tribunal, presidido por el magistrado Bernardo Donapetry, señala en la sentencia, que «no ha resultado acreditado sin género de duda alguna o, cuando menos, existe una real incertidumbre, acerca de que los actos de naturaleza sexual conllevasen acceso carnal por parte de la acusada con el menor perjudicado, situación que habrá de resolverse en favor de la acusada por aplicación del conocido principio de elaboración jurisprudencial 'in dubio pro reo'».

En el fallo judicial se destaca «la existencia de contradicciones» en el relato efectuado por la madre del menor. Fue la progenitora la que interpuso la denuncia, aunque en la sentencia señala que «llegó a permitir que la acusada durmiese en su casa con su hijo, compartiendo la misma habitación, aún con la precisión de que en dicha dependencia había dos camas». «No responde a la lógica que, sabedora de la vinculación existente entre su hijo y la acusada, participara a esta que era delito mantener aquella relación dada la minoría de edad de su hijo y, al propio tiempo, consistiera que ambos durmieran en la misma habitación», ya sabiendo, porque se lo dijo su propio hijo, que era su novia.

La mujer tiene 33 años. La relación se prolongó entre enero y febrero de 2018, con periodos de convivencia entre ambos en el piso de la luego acusada en Oviedo. Durante su declaración en el plenario, la acusada aseguró que no habían tenido relaciones sexuales completas. El joven, por primera vez en el juicio -ya que durante la fase de instrucción no lo refirió- afirmó que «durante el noviazgo, que duró un lapso temporal de tres o cuatro semanas, tuvo relaciones sexuales con penetración vaginal».

«Solo fueron besos»

La acusada «negó rotunda y tajantemente que mantuvieran relaciones sexuales completas, es decir, con acceso carnal y mediante penetración por vía vaginal, afirmando que se daban besos y ya nada más, reiterando las manifestaciones efectuadas en su primera declaración».

La sentencia dictada por el tribunal de la Sección Octava de la Audiencia Provincial no es firme, ya que cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).