La ULE asegura la implantación de Podología con «plenas garantías» en el Campus del Bierzo

El rector de las Universidad de León, flanqueado por los vicerrectores de Actividad Académica y del Campus del Bierzo. /ULE
El rector de las Universidad de León, flanqueado por los vicerrectores de Actividad Académica y del Campus del Bierzo. / ULE

El rector, Juan Francisco García Marín, tacha de «falacias» las alusiones del COPCYL a falta de demanda de este tipo de estudios

ELBIERZONOTICIASLeón

El rector de la Universidad de León (ULE), Juan Francisco García Marín, ha respondido a la nota de prensa que ha difundido el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla y León (COPCYL), en la que se critica la próxima implantación del Grado de Podología en Ponferrada. García Marín reconoció haber mantenido varios contactos con el Colegio desde julio del 2016, y siempre se ha encontrado con una postura que ha definido como de «negativa absoluta, sin posibilidad de hablar nada, ni siquiera para plantear alguna de las cuestiones que pensábamos en aquel momento». En segundo lugar, el rector ha afirmado que «claro que se ha hablado con podólogos de la zona y se tienen ya acuerdos y convenios de colaboración. En cuanto a la clínica universitaria, -añadió-, por supuesto que se va a hacer, está el lugar, el sitio y el proyecto».

García Marín, que ha estado acompañado por los vicerrectores de Actividad Académica, Alicia Rodríguez Pérez, y del Campus de Ponferrada, José Ramón Rodríguez Pérez, también se ha referido a las afirmaciones del COPCYL sobre la falta de demanda de los estudios, que ha calificado de «falacias», y ha dicho que «en todas las universidades públicas de España hay más demanda que plazas ofertadas, y nosotros solamente vamos a sacar treinta». En cuanto al paro, García Marín ha explicado que han pedido cifras al COPCYL pero no ha habido respuesta. «Lo que sí sabemos es que cada vez hay más demanda de profesionales para enfermedades como el pie del diabético o la atención a personas mayores. Además, -concluyó-, nosotros vamos a dar una formación de calidad, porque estamos y estaremos sujetos a una evaluación continua de las diferentes agencias de calidad».

Convenios con más de 13 clínicas

Alicia Rodríguez ha intervenido para explicar que para la realización de las prácticas de los alumnos se cuenta ya con «convenios firmados con más de trece clínicas, son convenios en firme y las prácticas están garantizadas y se van a poder realizar».

Sobre la inversión que se ha de realizar para la puesta en marcha del grado, el rector ha aclarado que su objetivo será el de dotar a la clínica con «todo el equipamiento necesario para conseguir que los futuros egresados finalicen sus estudios con las máximas garantías de haber alcanzado las competencias profesionales que se exigen a un podólogo», y ha calificado de absurda la acusación de que se desea ganar dinero con las matrículas. «La Universidad de León es pública, no un negocio, y los gastos de los estudios no se cubren con las tasas de matrícula, menos aún ahora que se han rebajado».

El rector ha sido tajante al calificar como «falsas» las afirmaciones realizadas por el COPCYL en su nota cuando dicen que no se ha dado respuesta a sus alegaciones. «Sí que se ha hecho, -ha insistido-, pero ha sido a través del cauce adecuado, y para ello se han enviado a la ACSUCYL (Agencia Para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León), que es dónde se tiene que responder».

En cuanto a la acusación sobre la falta de podólogos entre los docentes, García Marín ha dicho que se trata de otra «falsedad», ya que en este momento hay dos la titulación de Podología, de manera que el primer curso está cubierto. Después se irán contratando todos los que se precisen, de forma progresiva, para asegurar que las clases se impartan con plenas garantías para los alumnos.

«Una oportunidad para los profesionales»

Finalmente, el vicerrector del Campus del Bierzo, José Ramón Rodríguez, ha dicho que el Grado de Podología debe ser «una oportunidad para los profesionales del sector, en el sentido de que puede ser un centro de referencia para su formación continua, realización de congresos, etcétera, relacionados con la demanda de los propios profesionales».

Por ese motivo ha defendido que el grado «esté dotado de unas instalaciones adecuadas, una clínica que es imprescindible, con todos los medios para dar una buena formación y dar también servicio a la propia sociedad», al tiempo que servirá «para visibilizar la buena labor que están haciendo los profesionales de la podología, en el sentido de que al haber una titulación universitaria que les avale, va a mejorar la forma en que les vea la sociedad».