Llega la hora de Lunada

La estación de Lunada, en una imagen del 2018/Lunada
La estación de Lunada, en una imagen del 2018 / Lunada

El centro burgalés espera disfrutar de su comienzo de temporada este fin de semana, siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan

JUANJO GONZALOMADRID

Las últimas nevadas han hecho el sueño de Lunada una realidad. Parecía complicado que la apertura de la estación burgalesa se diera antes del fin de semana, aunque ahora parece que los usuarios podrán disfrutar de su nieve ya durante la jornada del sábado. Una muy buena noticia para el centro, que se suma así al resto de dominios de la Cordillera Cantábrica, dónde ya se vive el curso de manera intensa.

Lunada era la única de las estaciones situadas en el norte que todavía permanecía cerrada, a pesar de que hace un par de semanas estuvo a punto de ponerse en marcha. Entonces, las precipitaciones lo impidieron, destrozando parte del espesor acumulado -se había alcanzado el metro, aunque finalmente fueron 40 centímetros los que se salvaron-. Una circunstancia que pospuso la apertura para más adelante en unos primeros meses, cuanto menos, complicados.

La coqueta estación de Lunada se encuentra situada en Burgos
La coqueta estación de Lunada se encuentra situada en Burgos / Lunada

Ahora que la nieve ha vuelto a hacer su aparición, las ilusiones y expectativas en las pistas burgalesas son enormes. La coqueta estación cuenta los días para ponerse un mono de trabajo y recibir a los amantes de los deportes de invierno lo antes posible. Toca recuperar parte del terreno perdido, y que mejor que desde unas buenas condiciones en todos sus trazados. Algo similar a lo que se ofrece en otros dominios de la zona tras las últimas precipitaciones en forma de oro blanco.

La apertura del dominio está prevista para este sábado

Desde Snow Mountain, empresa concesionaria de la estación, se espera que ese momento llegue lo más pronto posible. Entonces podremos ver todas las mejoras para este 2019 con las que se pretende un impulso importante, como la apertura de más remontes. Uno de ellos, al que es posible llegar desde cualquiera de los dos que se mantienen operativos, ofrece la oportunidad de realizar un descenso de 1200 metros.