León y Asturias, un final sobre nieve

El final de temporada en la Cordillera Cantábrica se presenta apasionante/Fuentes de Invierno
El final de temporada en la Cordillera Cantábrica se presenta apasionante / Fuentes de Invierno

Los centros de la Cordillera Cantábrica disfrutan las jornadas en un tramo final de la temporada en el que las precipitaciones son la mejor noticia

JUANJO GONZALOMADRID

Con todas las estaciones preparándose para vivir una Semana Santa por todo lo alto, la meteorología comienza a ser parte importante durante este final de temporada. Un tramo que hasta el momento está siendo todo un éxito, quizá la mejor época para muchos centros invernales. Ocurre en la Cordillera Cantábrica, donde cada vez son más los aficionados que acuden a disfrutar de unas condiciones que hasta el momento se desconocían en la zona, en un año tremendamente irregular y que, parece, ahora se está comportando de la mejor forma posible.

Así al menos se vive en León y en Asturias, con cuatro estaciones que se encuentran en su 'agosto' particular. Influye, también, la caída de precipitaciones que se ha registrado durante la última semana, así como unas temperaturas que facilitan el trabajo a la hora de su creación. Leitariegos y, en mayor medida, San Isidro, alcanzan los 22 kilómetros esquiables, un lujo al alcance de pocos en estas fechas y que son un gran atractivo para cualquier amante de las disciplinas.

Con imágenes como estas, en San Isidro los lunes son menos lunes
Con imágenes como estas, en San Isidro los lunes son menos lunes / San Isidro

Ahora, tras las jornadas irregulares de las últimas fechas a consecuencia de las fuertes rachas de viento, se espera un lleno para la Semana Santa. Es la última gran cita del curso y nadie se lo quiere perder. Menos aún observando las condiciones que se mantienen.

Similar es la evolución que reina en Asturias, a pesar de que el pasado sábado Pajares se vio obligada a mantener sus puertas clausuradas. Sus 10 kilómetros, sumados a los 8 que se ofrecen en Fuentes de Invierno, son otro de los mejores regalos para esquiadores y snowboarder. Un estado de forma que se ha visto mejorado gracias a las precipitaciones en forma de nieve, incrementando la superficie ofrecida. Se trata de un momento excelente para disfrutar.