Formigueres, otro centro que adelanta su adiós

La despedida más triste se dio este domingo en las pistas pirenaicas/Formigueres
La despedida más triste se dio este domingo en las pistas pirenaicas / Formigueres

Este domingo, y ante la falta de nevadas, la estación del Capcir se vio obligada a despedir la temporada de forma prematura

JUANJO GONZALOMADRID

Se acercan días clave para muchos, pues el final de marzo empieza a coincidir en algunos centros con la llegada de las últimas jornadas de esquí en determinadas estaciones. Hay quienes así lo tenían previsto en su calendario, pero también los hay que se ven obligados a hacerlo ante la complejidad de la situación, ya sea de forma, en principio, momentánea, o incluso definitiva.

La escasez de nieve acumulada, las altas temperaturas, y unas precipitaciones que llevan tiempo resistiéndose son solo algunos de los motivos.

La estación de Formigueres, en la jornada anterior al cierre
La estación de Formigueres, en la jornada anterior al cierre / Formigueres

En Formigueres este fin de semana ha sido el último de una temporada que, como en muchas otras zonas, ha sido irregular. Y eso que desde el inicio era una de esas que ponía en el último día de marzo su fecha de cierre del curso. Los motivos, para ellos, son claros. Así lo anunciaban mediante un comunicado: «Hasta el mes de febrero, y coincidiendo con las vacaciones escolares, la calidad de la nieve estaba garantizada, pero al iniciarse el mes de marzo las altas temperaturas han iniciado la degradación del manto nivoso».

El difícil momento vivido en el Capcir francés no les dio alternativa, y este domingo fue la última jornada en la que se pudo esquiar en unas pistas en las que se ha hecho todo lo posible para mantener la calidad y las condiciones que caracterizan a la estación situada en los Pirineos.

A pesar del duro trabajo de los operarios no ha sido posible, y como ocurrió en Port del Comte hace tan solo una semana, el momento de decir adiós ha llegado antes de lo esperado por todos. Como en Formigueres, son muchos los dominios que sufren ante una meteorología que no da tregua.