Los trabajadores de Vestas devuelven la solidaridad de León al Banco de Alimentos de la capital

De mano en mano como una cadena humana los asiduos al campamento han cargado toda la comida en una furgoneta tras desmontar por completo el 'campamento huelguista'

I. SANTOSLeón

Hasta el final unidos como un verdadero equipo. Así han cargado los trabajadores de Vestas de León con sede de Villadangos del Páramo los excedentes de comida que les había donado la sociedad leonesa.

Tras la última comida en la que los asiduos al campamento huelguista se han despedido, con un 'hasta luego' ya que este mismo martes algunos entrarán a trabajar de nuevo, los símbolos de su luchan han empezado a desaparecer.

Las tiendas en las que las últimas semanas hacían guardia, la cocina que tras los últimos apoyos recibidos habían montado y los neumáticos que esperaban en la puerta de la factoría el ser o no quemados según la dirección que tomase el conflicto han desaparecido.

Los palets que se apilaban en algunas zonas hoy servían para albergar los excedentes de comida que les habían donado. Las cajas de arroz, pasta y galletas pasaban de mano en mano hasta llegar a la furgoneta que trasladaría toda la comida al Banco de Alimentos de León. Porque si algo tienen claro es que deben ayudar a los que más lo necesitan, como en su momento les ayudaron a ellos.

En sus redes sociales nunca se cansaron de agradecer las donaciones que recibían, ya que multitud de empresas ajenas al conflicto mostraron su solidaridad con los trabajadores de Vestas, que serán siempre ejemplo de lucha en la provincia de León.

Unos 70 kilos de pasta, 80 kilos de arroz, 40 paquetes de galletas, 30 botes de ColaCao, 100 latas de conservas y 150 litros de leche. Una gran lista de la compra que ayudará a muchas personas. Un bonito gesto para despedir el último día del campamento que mantuvo viva su lucha y en el que tantas amistades se han forjado.

Contenido Patrocinado

Fotos