Los especialistas alertan sobre la tendencia a congelar óvulos a los 40 años

Congelar los óvulos antes de los 35 años  aumentará las probabilidades de embarazo futuras y disminuirá los riesgos para el feto asociados a la edad de la madre. /
Congelar los óvulos antes de los 35 años aumentará las probabilidades de embarazo futuras y disminuirá los riesgos para el feto asociados a la edad de la madre.

En caso de que una mujer opte por la vitrificación de óvulos, se aconseja realizarla antes de los 35 años

REDACCIÓNsantiago de compostela

La vitrificación de óvulos es una opción cada vez más demandada entre las mujeres que sobrepasan la treintena, ya que es una forma de asegurarse su fertilidad. Y es que muchas mujeres cuando llegan a los 30 se plantean su deseo de tener hijos, pero se encuentran con que todavía no es el momento por cuestiones personales o profesionales. Por esta razón, deciden recurrir a la vitrificación (congelación) de óvulos.

De esta forma, conservan sus óvulos con la calidad y características que tenían en la edad joven y por tanto tienen mayor capacidad de fertilidad. Así, si deciden ser madres en años posteriores, aumentarán las probabilidades de embarazo y disminuirán los riesgos para el feto asociados a la edad de la madre cuanto más edad tiene la mujer más dificultades para lograr embarazo, los embarazos son de mayor riesgo y se incrementan la probabilidades de malformaciones fetale.

Sin embargo, desde el centro Zygos, en Santiago de Compostela, comentan a este respecto: «Venimos observando en los últimos tiempos una tendencia a la vitrificación de óvulos cada vez más tardía, casi a los 40 años, seguramente por desconocimiento de que existe esta posibilidad cuando las mujeres son más jóvenes». De hecho, algunos estudios afirman que el 50% de las mujeres se plantean la vitrificación de óvulos entre los 35 y 40 años, edades ya muy tardías.

«Como especialistas en fertilidad queremos recordar que no es aconsejable la vitrificación de los óvulos cuando la mujer se acerca a los 40, ya que se trata de óvulos con pocas posibilidades de ser fecundados posteriormente. Esto es debido a que a partir de los 35 años se produce un acusado descenso de la cantidad y calidad de los óvulos», afirman desde el centro galllego.

Los datos científicos son claros en este aspecto: en una mujer sana de menos de 35 años, las posibilidades de embarazo mensuales con un semen normal son aproximadamente del 20% y en una mujer de 40 años, del 5%. «Por tanto, ¿de qué nos sirve intentar un embarazo con 45 años utilizando los óvulos de cuando teníamos 40?», apuntan desde Zygos.

En la práctica a partir de los 40 años la mayor parte de embarazos con tratamientos de reproducción asistida se realizan con óvulos de donante porque los óvulos propios apenas tienen capacidad fecundante.

Para revertir esta tendencia a la vitrificación de óvulos tardía es «muy importante» realizar campañas de divulgación y concienciación sobre la importancia de conocer la relación entre edad y fertilidad con el fin de que, en caso de que una mujer se decida por esta técnica, lo haga antes de los 35 años.

 

Fotos