Vox: «Sin Navas de Tolosa, la batalla de Lepanto o Carlos V todas las personas en esta sala vestirían el burka»

El secretario general del partido ultraderechista VOX, Javier Ortega Smith. /Efe
El secretario general del partido ultraderechista VOX, Javier Ortega Smith. / Efe

El partido de extrema derecha español presenta sus credenciales en su primera intervención en el Parlamento Europeo

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas (Bélgica)

Con un «Viva España, viva Europa… y Puigdemont a prisión» cerró el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, la primera intervención que un responsable del partido de extrema derecha español protagoniza en el Parlamento Europeo. Lo hizo en una sala con aforo para 300 personas (se ocuparon en torno a la mitad de los asientos); en el marco de una conferencia que llevaba por título 'Cataluña, una región española'; y con un encendido discurso en el que justificó que la razón de ser de su partido es «poner coto al secesionismo catalán o vasco, que miente cuando habla de historia, política o economía. Pura propaganda falsa».

La exaltación del nacionalismo español, en contraposición con los periféricos fue solo una de las piezas de su arenga. Otra la marcó su particular axioma europeísta: Vox es «la resistencia de Europa», lanzó Ortega antes de tirar de varios ejemplos a conveniencia. El más llamativo, este: «Sin Navas de Tolosa, la batalla de Lepanto o Carlos V todas las personas en esta sala vestirían el burka». Nuevo avance el mensaje medular que Vox defenderá de cara a las elecciones europeas del próximo 26 de mayo -los últimos sondeos de la Eurocámara le otorgan 7 de los 59 escaños españoles-. «Lucharemos para un nuevo tratado que sustituya al de Lisboa donde a España se le reconozca todo su peso».

El secretario general del partido de ultraderecha, uno de los abogados de la acusación particular en el juicio del 'procés' que se celebra en el Tribunal Supremo, realizó su particular alegato al recordar cómo se gestó el referéndum del 1-O. «Un pequeño partido se lanzó en la difícil batalla de enfrentarnos a un poder mafioso, a una organización criminal», recordó en referencia a la cúpula política de la Generalitat de Carles Puigdemont, a la que posteriormente acusaría de «movilizar camisas pardas -estableciendo un paralelismo entre la ANC (Asamblea Nacional de Cataluña) y otras organizaciones independentistas con esta milicia de los nazis) con el objetivo de separar a Cataluña».

El acto organizado por el eurodiputado Kosma Zlotowski, del partido polaco en el poder Ley y Justicia, contó también con la participación del portavoz de Vox en Cataluña, Jorge Buxadé, la vicepresidenta de relaciones institucionales, Malena Contestí; el historiador Jesús Lainz y la periodista Rosa Cuervas. Se mostraron distintas imágenes de medios de comunicación públicos catalanes (programas de sátira incluidos) acompañados de subtítulos en inglés hacían hincapié en ideas como «se están riendo del Tribunal Supremo e insinúan que España es un país totalitario». La delegación de Vox tuvo dos 'encontronazos' durante un evento que duró dos horas.

El primero, nada más empezar, una decena de personas vinculadas a Podemos e Izquierda Unida, se puso en pie mostrando una serie de carteles que componían la frase 'Nuestros derechos no son negociables'. También se exigieron símbolos de los movimientos LGTBI y del 8 de Marzo. En el último tirón del acto, un eurodiputado Mark Demesmaeker de la NV-A (el partido nacionalista flamenco que ha dado cobertura a Puigdemont en su periplo belga) reprochó a Javier Ortega que «no respete la diversidad nacional y linguistica». «Ya puede usted ir a recibir el donativo que le va a dar el honorable fugado y traidor», le replicó el responsable de Vox.

Hasta el último momento intentó un grupo de eurodiputados, encabezado por Ana Miranda (BNG), frenar la celebración de este acto apelando Antonio Tajani. En una carta dirigida al presidente de la Eurocámara, le volvió a reprochar que sí cancelase a mediados de febrero un acto similar que iba a estar protagonizado por Puigdemont y el president catalán Quim Torra. La respuesta por escrito del italiano fue la ya sabida, que a diferencia de aquel, en la conferencia de Vox la Dirección general SAFE del Parlamento Europeo «no ha recomendado la cancelación».