El vicepresidente de la Generalitat pide a Sánchez retomar el diálogo desde la declaración de Pedralbes

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès./efe
El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès. / efe

Aragonès se aviene a negociar un nuevo sistema de financiación si el Estado levanta la intervención sobre las cuentas catalanas

CRISTIAN REINO

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha escenificado esta tarde en Sitges, ante la plana mayor del empresariado catalán, que en el Ejecutivo catalán hay dos estrategias claramente diferenciadas. Una, la puso sobre la mesa el jueves Quim Torra, en la reunión anual del Círculo de Economía. El presidente de la Generalitat apenas apeló al diàlogo con Madrid e insistió en más 'procés', a pesar de que los empresarios le alertaron de que se está empezando a notar la pérdida de peso económico de Cataluña como consecuencia de que el Govern solo se dedica a la cuestión identitaria.

La segunda estrategia la ha presentado Aragonès en el mismo foro empresarial, que reúne a la flor y nata del mundo económico catalán. El dirigente de Esquerra no reniega del 'procés', pero el vicepresidente y consejero de Economía sí pide una mayor atención al gobierno del día a día. Además, por primera vez se ha avenido a negociar con el Gobierno central un nuevo sistema de financiación, lo que implicaría su participación en los órganos multilaterales del Estado.

Aragonès ha advertido eso sí que la negociación por un nuevo modelo financiero para el conjunto de las comunidades autónomas, que Cataluña ha rechazado en los últimos años desde el argumento de que su objetivo era la independencia, «no puede ser sustitutorio« de la negociación política para encontrar una «salida democrática» al conflicto catalán, según ha expresado el dirigente de ERC. Aragonès, además, ha vinculado esta negociación a que el Estado levante la intervención financiera sobre las cuentas de la Generalitat.

Torra evitó emplazar a Sánchez a volver a reunirse, aun sabiendo que el presidente del Gobierno estará mañana en Sitges y será apelado al respecto por los empresarios catalanes. Pero en cambio, Aragonès ha instado al jefe del Ejecutivo central a «vencer el inmovilismo» y retomar el diálogo con Cataluña en el punto donde se quedó en diciembre de 2018, cuando Sánchez y Torra se reunieron en el palacio de Pedralbes de Barcelona.

Allí, ambos ejecutivos pactaron una declaración conjunta que reconocía la existencia de un conflicto político en Cataluña y abogaba a la búsqueda de un diálogo efectivo para vehicular una propuesta política. Pero el diálogo no avanzó por la insistencia de los secesionistas a que Sánchez aprobara una mesa de diálogo político auspiciada por un «relator» y por la decisión de JxCat y ERC de tumbar los Presupuestos Generales del Estado.

«Los independentistas estamos dispuestos a salir de la zona de confort, yo lo estoy, y creo que recíprocamente el Gobierno del Estado también lo tendría que hacer», ha afirmado Aragonès. «Es el único acuerdo político que desde el Estatut ha habido entre el Gobierno del Estado y el de Cataluña», ha detacado el dirigente de Esquerra sobre la declaración de Pedralbes.

El vicepresidente de la Generalitat ha instado además a los empresarios a revetir la decisión de trasladar fuera de Cataluña las sedes de sus compañías (más de 3.000). «No lo hago como una exigencia, lo hago como una propuesta», «necesitamos la implicación de la sociedad civil», la marcha de empresas, «no es una anécdota», ha remarcado.