Los tres detenidos por el crimen de Javier Ardines ingresan en prisión por asesinato

Pedro Nieva, durante el registro en su vivienda. / Daniel Mora
Pedro Nieva, durante el registro en su vivienda. / Daniel Mora

El sicario confesó ante la jueza el plan, mientras que el supuesto inductor negó su participación en los hechos

OLAYA SUÁREZ Y AGENCIAS

Prisión provisional comunicada y sin fianza para los tres detenidos por la muerte del concejal de Llanes Javier Ardines por un delito de asesinato. Los tres detenidos en Vizcaya serán trasladados a lo largo de la noche hasta la cárcel de Asturias. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Llanes ha emitido la noche de este jueves un auto y levantado el secreto de sumario.

Fuentes judiciales han informado de que uno de los dos presuntos autores materiales del crimen -el segundo se encuentra en Suiza pendiente de extradición- ha admitido su participación activa en el crimen. El presunto inductor del crimen, Pedro L.N.A, no quiso responder a ninguna pregunta y dio una versión de seis minutos en los que no reconoció ni el encargo ni la participación en los hechos. Previamente habían pasado ante la jueza, que ha levantado el secreto del sumario, D.B., detenido como uno de los autores materiales del crimen, y J.M.B, que según los investigadores pudo ayudar al presunto inductor a contactar con los dos sicarios argelinos no profesionales.

Estas tres personas, que fueron increpadas a su llegada al juzgado de Llanes con gritos de «¡Hijos de puta!» y «¿Cómo tenéis cara?», fueron detenidas en la madrugada del pasado martes en Vizcaya, mientras que el cuarto, el otro presunto autor material del asesinato, se encuentra pendiente de extradición en Suiza.

La puesta a disposición judicial de los detenidos se produce después de que la Guardia Civil rastreara este miércoles en busca de más pruebas la vivienda vacacional que el presunto autor intelectual posee en la parroquia de Belmonte de Pría, situada en las proximidades de la del edil y de la zona en la que se cometió el crimen el pasado 16 de agosto.

Los agentes de Unidad Central Operativa (UCO) registraron durante casi dos horas en presencia del detenido, que fue arrestado en su casa habitual de Amorebieta (Vizcaya), las distintas estancias de la vivienda unifamiliar de dos plantas, incluidos el garaje y el porche, y se llevaron varias cajas con posibles pruebas.

Además, la Guardia Civil ha seguido este jueves rastreando con la ayuda de perros los vehículos intervenidos a los presuntos implicados. Pedro L.N.A., casado con una prima de la mujer del edil, mantenía una estrecha amistad con la víctima forjada en sus estancias en su casa de Llanes, a la que acudía los fines de semana y en verano desde Amorebieta, situada a unos 200 kilómetros, aunque desde que se cometió el crimen no volvió a ser visto en la zona.

Los investigadores consideran que Pedro L.N.A. encargó el asesinato a dos sicarios de origen argelino con la colaboración de un amigo, movido por los celos derivados de su obsesión por una supuesta relación de Ardines con su mujer.

Los dos sicarios rociaron con gas pimienta al concejal de Llanes para dejarlo aturdido

A Javier Ardines mientras uno de los sicarios le golpeaba por detrás sorpresivamente cuando se disponía a retirar la valla que le cortaba el paso del camino, el otro le rociaba con gas pimienta para dejarlo aturdido. Aún con todo, el concejal de Llanes consiguió echar a correr en un intento desesperado por zafarse de sus asesinos. Lo consiguió, pero a unos 70 metros fue alcanzado. Le asfixiaron hasta la muerte.

Según ha podido saber 'El Comercio', la Guardia Civil ha afianzado su tesis con la incautación de un bote de gas pimienta en el piso de Bilbao en el que fue detenido uno de los dos ciudadanos argelinos, los presuntos sicarios a los que habría contratado Pedro Nieva para que matasen a su primo político por los celos que sentía.

La minuciosidad de la inspección en el vehículo Citroën de los argelinos, que los investigadores han conseguido situar en Llanes el día del crimen, atiende a la sospecha de que podría revelar también trazos de ese gas pimienta que emplearon en el crimen. Será ahora en el laboratorio donde se analicen esos restos recogidos ayer en dicho turismo y donde se esclarezca si también ahí existe rastro de la sustancia que provoca un aturdimiento.

Las evidencias de que los restos recogidos en las vallas eran trazas de gas pimienta, llegaron en octubre, cuando los laboratorios de Criminalística pudieron determinar cuál era la sustancia que impregnaba el cierre. En un principio llegó a confundirse con óxido. Fue la precisión de los análisis la que acabó por concretar los componentes.

Con estas pruebas, la Unidad Central Operativa (UCO) y la Policía Judicial de la Comandancia de Gijón tendría los pilares para sustentar los arrestos de los dos sicarios, a lo que se suman las pruebas de cargo que también tendrían contra Pedro Nieva y contra Jesús, el amigo que le puso en contacto con las personas que ejecutarían el plan urdido por el inductor.

Más información