Rivera entierra con Vascos Suman nuevos intentos de coalición con el PP

Rivera junto a la vicealcaldesa de Madrid Begoña Villacís, este jueves, en Puente de Vallecas. /Chema Moya / EFE
Rivera junto a la vicealcaldesa de Madrid Begoña Villacís, este jueves, en Puente de Vallecas. / Chema Moya / EFE

La última aproximación de Ciudadanos a los populares se frustra tras el cese de su número dos en Euskadi

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El plazo para registrar las coaliciones del 10-N concluye el lunes y España Suma sólo existe en el discurso del PP. Ciudadanos descarta definitivamente cualquier alianza preelectoral con los populares más allá de Navarra. E, incluso allí, pese a concurrir bajo la misma marca, únicamente reconoce a UPN como socio. La fórmula, por lo tanto, no se repetirá en Euskadi, donde en las últimas semanas se había comenzado a esbozar un Vascos Suman que ha concluido con el cese del secretario de Organización de los liberales en ese territorio.

El presidente de Ciudadanos alegó este jueves que la destitución de Javier Gómez Calvo se debe, en realidad, a que el número dos de la formación en el País Vasco «quería irse a otro partido». En concreto, al PP. Fuentes liberales habían argumentado poco antes que su secretario de Organización intentaba promover un trasvase de militantes, según la información que había llegado a la cúpula. El afectado, en todo caso, no reconoce la veracidad de esa versión.

Tampoco los cargos del PP con los que mantuvo contactos después del verano detectaron en Gómez Calvo un interés por llevarse afiliados. Según su relato, el dirigente de Ciudadanos siempre se mostró partidario de una confluencia electoral entre ambos partidos que no fuera bautizada con el España Suma que promueve el equipo de Pablo Casado. Y las conversaciones, aseguran, derivaron en las últimas dos semanas en un intercambio de documentos para perfilar un decálogo de principios con el que las dos partes se sintieran cómodas.

Los términos del borrador

Desde el primer momento, se descartó cualquier entendimiento con Vox, condición de Ciudadanos, y se buscó un nombre alternativo que, en el preámbulo del texto final, se materializó en Vascos Suman a la espera del visto bueno de las direcciones nacionales. Los liberales se comprometían, además, a respetar los instrumentos de autogobierno, es decir, la foralidad y el Concierto Económico, la línea roja que marcó en público el presidente de los populares en el territorio, Alfonso Alonso. Y la cúpula de Casado no puso inconveniente a los términos consensuados.

Que las conversaciones hubiesen llegado más lejos que en la primavera pasada, en las semanas previas a las anteriores citas electorales, se interpretó como una buena señal en las filas populares, donde se empezó a plantear la posibilidad de que el entendimiento, de resultar fructífero, se extendiera también a los próximos comicios vascos, pese a las dudas que en el partido suscita el acercamiento a Ciudadanos. Pero en el PP apuntan ahora a Rivera como responsable de que el pacto no haya visto la luz.

Tampoco el último contacto, el miércoles, entre el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, y el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, allanó el camino. Según las fuentes consultadas en esa conversación ambos quedaron en verse en los próximos días, pero para hablar de la campaña, los debates y el ahorro de gastos electorales.