Puigdemont cree que quieren «colgarle el muerto del terrorismo» para activar la euroorden

Puigdemont cree que quieren «colgarle el muerto del terrorismo» para activar la euroorden

«En el País Vasco hubo 1.000 muertos y no aplicaron el 155», afirma el expresidente de la Generalitat

CRISTIAN REINOBarcelona

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha negado esta mañana contacto alguno con los CDR detenidos y acusados de terrorismo y ha insistido en que el movimiento independentista siempre ha apostado por las vías pacíficas y que si ahora hay acusaciones de terrorismo se trata de un montaje del Estado para facilitar su extradición. En el segundo aniversario del 1-O, el dirigente nacionalista fugado en Waterloo desde los dos días posteriores a la declaración de independencia, ha acusado al Estado de querer «colgarle el muerto del terrorismo» para tener argumentos para activar la euroorden de extradición, una vez se conozca la sentencia del Supremo contra los líderes del 'procés' y sean previsiblemente condenados.

«Aquí no ha venido nadie. Es una fantasía pensar que hay un atajo que no pase por el civismo. Pensamos que quieren activar una tercera euroorden y entregarme, si puede ser, por una causa de terrorismo», ha afirmado en una entrevista en Catalunya Ràdio. «No necesito ningún intermediario para hablar con el presidente Torra», ha salido al paso de las informaciones que apuntan que habría tenido contactos directos o indirectos con los CDR detenidos y encarcelados acusados de estar preparando un atentado con explosivos. «Estamos ante un delirio, es un fantasía pensar que apoyamos la violencia», ha asegurado desde Waterloo.

El independentismo, ha dicho, solo apuesta por una vía, que es la del civismo, de la resistencia no pacífica y la no violencia. «Siempre hemos condenado todo tipo de violencia, incluso la del GAL», ha lanzado contra los socialistas. Puigdemont no ha descartado que pueda haber elementos del independentismo que hayan optado por explorar la vía violenta, pero les ha advertido de es un camino destinado al fracaso. Si hay «algún irresponsable», que se dé cuenta que será un «fracaso absoluto» y será el «triunfo del Estado», ha avisado. «Aquí no ha venido nadie. Si alguien me hubiera propuesto un sabotaje yo lo hubiera desactivado de inmediato», ha insistido. Eso sí, a su juicio, «no es fácil resistir cuando te provocan».

Puigdemont tiene asumido que si se reactiva la euroorden, deberá afrontarla. «Jugaremos todas las opciones, hay partido, tenemos argumentos para defendernos. Ya hemos ganado dos euroórdenes anteriores», ha avisado. Ha descartado eso sí, que esté planteándose huir a Vietnam, Qatar o Argentina, tal y como se ha publicado.

El dirigente nacionalista, que se ha desvinculado de la renuncia del director de los Mossos, ha replicado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que esta mañana ha vuelto a advertir con la aplicación del 155 en Cataluña. «Quiere activar el 155 por indicios de violencia», ha señalado, pero en el «País Vasco hubo 1.000 muertos», ha recordado, y «no aplicaron nunca» la intervención de la autonomía.

El expresidente de la Generalitat ha reivindicado el 1-O, ha dado a entender que no hay una hoja de ruta compartida en el independentismo para alcanzar la secesión y ha planteado las elecciones del 10-N en clave plebiscitaria. «¿Qué mejor respuesta a la sentencia puede haber si sale un resultado explícitamente claro sobre qué quiere el pueblo de Cataluña?», ha concluido.