El mayor golpe contra las peleas de gallos en España se salda con 182 detenidos

Guardia Civil

La Policía se incauta en Murcia de 103 animales y de cerca de 300.000 euros durante el denominado Campeonato Nacional de enfrentamiento de estas aves

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El mayor golpe en España contra las redes clandestinas de peleas de gallos se ha saldado con 182 detenidos. La denominada 'operación Gallera', que se desarrolló el pasado sábado en la localidad murciana de Sangonera La Verde, no solo acabó con el clandestino Campeonato Nacional de Pelea de Gallos, sino que ha servido a los investigadores para fichar a la práctica totalidad de los responsables, criadores y aficionados a esta práctica ilegal llegados a Murcia desde toda España.

El operativo, en el que se hallaron 103 gallos (seis de ellos muertos) y se intervinieron 300.000 euros listos para las apuestas, movilizó a decenas de agentes del GEO (Grupo Especial de Operaciones), de los GOES (Grupos Operativos Especiales de Seguridad) de Valencia y Barcelona, del Grupo de Medio Ambiente y Sección de Control de Juegos de Azar de la CGPJ (Comisaría General de Policía Judicial), además de a funcionarios de la Jefatura Superior de Policía Nacional de la Región de Murcia.

Un pequeño ejército policía para neutralizar ese campeonato clandestino y arrestar a todos los participantes, a los que se imputa un delito de maltrato animal. Además, a uno de ellos se le imputa un delito contra la salud pública, a otro un delito de usurpación de identidad por aportar la identidad de un hermano en el arresto y a un tercero se le detuvo también por una reclamación judicial.

En el operativo se halló un cultivo de 87 plantas de marihuana y diversas sustancia dopantes para animales, así como cuchillas y espolones utilizados en las peleas. Esta actuación ha implicado a su vez el levantamiento de 57 actas de seguridad ciudadana por la posesión de sustancia estupefaciente y el porte de armas blancas. Se han extendido también 8 actas por juego ilegal.

Según ha explicado la Policía Nacional en una nota, «la celebración de peleas de gallos se incardina en el ilícito penal de maltrato animal, conducta además agravada por las heridas e incluso la muerte ocasionada a estas aves, siendo torneos en los que abundan las apuestas ilegales y se llevan a cabo a veces en presencia de menores».

Ya en el año 2011, por parte de los mismos investigadores, se llevó a cabo una investigación en esta misma parcela donde se estaba celebrando otro campeonato llamado «pelea del millón». Entonces se detuvo a los participantes, al propietario del recinto y a diversos aguadores, es decir, a los encargados de controlar la presencia policial en la zona. Se intervino un total de setenta mil euros, dinero destinado a apuestas ilegales y se incautó un arma de fuego corta, una pistola con su cartuchería.

 

Fotos