La madre y el hijo muertos al caer desde un puente en Orense huían presuntamente de las amenazas familiares

Madre e hijo mueren tras caer de una pasarela en Orense. /EFE
Madre e hijo mueren tras caer de una pasarela en Orense. / EFE

Antes de fallecer informaron a la Policía Local y a los Servicios Sociales sobre la situación conflictiva que vivían

EUROPA PRESSOrense

La mujer de 71 años y su hijo de 27, fallecidos este lunes en Orense después de caer a la carretera N-120 desde la pasarela contigua a la estación de autobuses, llegaron desde Barcelona a la ciudad tratando de huir de unas presuntas amenazas familiares, según han indicado fuentes de la investigación.

El día 1 de agosto, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, las víctimas llamaron a sus familiares residentes en Orense comunicándoles que, tras una discusión, el marido y padre de la víctima los había echado de su casa en Barcelona. Fueron los Servicios Sociales de Barcelona los que le proporcionaron ayuda para adquirir el billete de avión que al día siguiente los dejaría en Santiago de Compostela. Alrededor de las 23:00 horas del día 2 de agosto, las víctimas volvieron a llamar a sus familiares de Orense y les comunicaron su intención de ir a verlos al día siguiente. La familia mostró su rechazo a acogerlos.

El pasado sábado, sobre las 13:00 horas, según las mismas fuentes, ambos se pusieron en contacto de nuevo con la abuela residente en Orense -madre del marido de la fallecida- y le dijeron que querían despedirse antes de tirarse a las vías del tren en Santiago. Alertados por la situación de peligro, uno de los familiares llamó al 112. Los Servicios de Emergencia activaron el protocolo correspondiente y Adif puso en marcha un control de tráfico ferroviario. Mientras, la Policía logró contactar con el joven, que dijo que en esos momentos estaba ya con su madre en Orense.

Sobre las 15:00 horas, la madre su hijo informaron a Policía Local y los Servicios Sociales de la situación de amenazas que vivían en Barcelona. Los agentes les ofrecieron la posibilidad de poner una denuncia como un posible caso de violencia de género. Ellos se negaron y aseguraron que, en todo caso, lo harían a su vuelta en Barcelona.

Los policías locales también les ofrecieron la posibilidad de pernoctar en un albergue o en una casa de acogida de víctimas de violencia machista, algo que también rechazan. Ambos buscaron un hostal en la ciudad en el que se alojaron hasta el pasado lunes. Los propietarios del establecimiento declararon a los investigadores que no observaron ningún comportamiento anormal a la hora de realizar el pago de la habitación ni en ningún otro momento.

Alrededor de las 12.00 horas de ese mismo día, madre e hijo contactaron de nuevo, vía telefónica, con la Policía Local pero todavía se desconocen los términos de esa conversación. Aproximadamente una hora después, ambos se precipitaron desde la pasarela.

Los efectivos policiales ya han «descartado la intervención de terceras personas que pudieran provocar esas caídas». Ambas víctimas dejaron sus pertenencias apoyadas en la barandilla y, según los testigos presenciales, en primer lugar se arrojó el hijo y, acto seguido, la madre.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno aseguraron que había ninguna denuncia por violencia de género al respecto.