Setenta viviendas inundadas y 30 vehículos dañados por la riada de Cebolla

El Ayuntamiento hace balance y pedirá ayudas a las administraciones públicas

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

El Ayuntamiento de Cebolla (Toledo) ha hecho balance este lunes de los daños ocasionados por la fuerte riada del pasado sábado que inundó el pueblo al desbordarse el arroyo Sangüesa, que pasa por el centro de este municipio de 3.400 habitantes. Setenta viviendas se vieron afectadas por la entrada de agua y lodo y 30 vehículos fueron arrastrados por la fuerte corriente que, milagrosamente, no causó daños personales.

A partir de esta situación, el Ayuntamiento de Cebolla buscará la fórmula para solicitar ayudas económicas extraordinarias a las distintas administraciones públicas (Gobierno central, Junta de Castilla-La Mancha y Diputación de Toledo). Según la alcaldesa, Silvia Díaz, «lo importante ahora es ayudar a los vecinos con los inmuebles más afectados y rematar la limpieza después de que ayer se retirara mucho barro gracias a los propios vecinos y a la ayuda de los pueblos cercanos».

Este lunes, cientos de vecinos de Cebolla continuaron con las labores de limpieza de sus casas, negocios y vías públicas al lado de camiones cisterna, que se dedicaban a desatascar las alcantarillas, y de tractores arrastrando lodo y ramas.

Cebolla no sólo vive estos días la angustia de quienes han asistido impotentes a ver entrar lodo y agua en sus casas. Muchos negocios del pueblo tendrán que cerrar durante días y los cultivos de la zona se dan por perdidos. Además, los higos secos que muchos vecinos tenían en sus casas han quedado arruinados.

Con el fin de que esta situación no vuelva a repetirse, el Ayuntamiento de Cebolla pedirá a la Confederación Hidrográfica del Tajo que tome medidas como soterrar el arroyo o construir un dique a la entrada del pueblo «aunque hasta ahora la Confederación nos había dicho que no iban a hacer nada».

Contenido Patrocinado

Fotos