Iglesias exigirá a Sánchez paralizar la venta de armas a Arabia Saudí

Pablo Iglesias./Juan Carlos Hidalgo (EFE)
Pablo Iglesias. / Juan Carlos Hidalgo (EFE)

El líder de Podemos ha recordado al Ejecutivo que no puede gobernar sólo y que los presupuestos dependen del apoyo de la formación morada, que está dispuesta a «arrimar el hombro»

EFEMadrid

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha avanzado hoy que su formación exigirá al Gobierno paralizar la venta de armas a Arabia Saudí y ha recordado al Ejecutivo que no puede gobernar sólo y que los presupuestos dependen del apoyo de la formación morada, que está dispuesta a «arrimar el hombro».

En una entrevista en TVE coincidiendo con el balance que va a hacer hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Iglesias ha afirmado que ve «sensato» acabar la legislatura y que eso depende de que haya presupuestos, lo que a su vez dependerá de que el Ejecutivo negocie con Unidos Podemos y el resto de fuerzas que apoyaron la moción de censura (PDeCAT, ERC y PNV).

Preguntado por si va exigir paralizar la venta de armas a Arabia Saudí, el secretario general de Podemos ha respondido:

«Es una exigencia nuestra, como le vamos a exigir que considere el reconocimiento del Estado palestino. Por desgracia nosotros no gobernamos. Ahora bien, ¿el Gobierno puede gobernar sólo?, no, si no hay presupuestos el Gobierno no puede gobernar. Vamos a intentar negociar aspectos que tengan que ver con la política económica y con la política internacional también».

Tras apuntar que es «grave» la venta de armas a Arabia Saudí y que en este asunto el Gobierno ha cometido la incoherencia de «decir una cosa y hacer otra», Iglesias ha criticado que el Ejecutivo diga que las bombas «de alta precisión no matan civiles», cuando se ha demostrado que es así.

Ha abogado por un modelo que no haga depender el trabajo en los astilleros de la venta de armas «a una dictadura» y en el caso del alcalde de Cádiz, José María González «Kichi» le ha justificado al señalar que entiende que «tiene que decir cosas que antes no decía» y que, en todo caso, la competencia en este asunto es del Gobierno y su posición es diferente.

De momento, Iglesias está satisfecho de las negociaciones con el Gobierno y de haber logrado acuerdos para que las pensiones se revaloricen conforme al IPC o que acaben los recortes en educación, pero reclama además justicia fiscal, que se elimine el copago famaceútico, que suba el salario mínimo a mil euros o que se deroguen las reformas laborales.

«Sobre la base de acuerdos que beneficien a la mayor parte de la gente estamos dispuestos a mantener al Gobierno y cogobernar desde el Congreso hasta que haya elecciones» y en ese momento «saldremos a ganarlas» y «mi objetivo es ser presidente del Gobierno», ha dicho.

Iglesias ha añadido: «Ahora, como socios de Gobierno estamos dispuestos a arrimar el hombro para que las cosas sigan cambiando España».

También ha celebrado que los argumentos de Podemos pasen a ser los del Gobierno y que se haya aceptado bajar los impuestos a la clase trabajadora y los autónomos.

Asimismo, ha abogado por que en el impuesto de sociedades los tipos reales pasen a ser nominales y ha defendido una tasa a las transacciones financieras para ayudar a que España tenga un «suelo de ingresos».

Medidas que son «condición de posibilidad» para que haya presupuestos, según Iglesias, quien ha augurado que tras las próximas elecciones habrá un Gobierno de coalición, ya sea entre dos formaciones de derechas o extrema derecha, o dos fuerzas progresistas.

El PP asegura que Sánchez «está rozando el esperpento»

Por su parte, el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, ha advertido hoy de que la venta de armas a Arabia Saudí por el Gobierno de Pedro Sánchez «está rozando el esperpento» al pretender convencer a los españoles de que las bombas que vende «no matan».

Maroto, que ha asistido a un desayuno informativo del presidente madrileño, Ángel Garrido, ha subrayado que «no se puede decir una cosa y la contraria hasta el punto de hacer el ridículo y acabar diciendo que las bombas que vendemos no matan a nadie».

«Esto es una cuestión que roza el esperpento», ha incidido el dirigente popular, que ha expresado su respaldo a los trabajadores de los astilleros de Navantia.

El anuncio inicial de Defensa de que revisaría el contrato para la venta de 400 bombas a Arabia Saudí generó una oleada de protestas entre los trabajadores de la empresa pública naval por el temor de que el país asiático pueda cancelar como represalia el contrato de cinco corbetas en los astilleros de San Fernando.

 

Fotos