La Iglesia no pondrá trabas a la exhumación de Franco tras la resolución del Supremo

Vista del Valle de los Caídos. /Reuters
Vista del Valle de los Caídos. / Reuters

La Conferencia Episcopal confía en que el prior del Valle de los Caídos escuche a sus superiores y no trate de impedir el traslado de los restos

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Máximo respeto de la Iglesia a la resolución del Tribunal Supremo que permite trasladar los restos de Francisco Franco al cementerio de Mingorrubio, en la localidad madrileña de El Pardo, en lugar de a la catedral de La Almudena, destino elegido por la familia del dictador.

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ha sido claro este jueves. «La postura de la Conferencia Episcopal y arzobispado de Madrid es respetar la decisión de las autoridades españolas y por tanto no oponerse a la exhumación del general Franco«, ha señalado.

La posición de la Iglesia española se ajusta a la adoptada por el Vaticano. El deseo de las autoridades eclesiásticas es que el Gobierno de Pedro Sánchez y los nietos del dictador lleguen a un acuerdo. Pero esto resulta imposible. Lo ha dejado claro uno de ellos esta mañana en la cadena Cope. Según Francis Franco, aunque la ley la contemple la exhumación supone «la profanación de una tumba».

El prior del Valle de los Caídos

Una de las bazas que le quedan por jugar a la familia del dictador es la oposición a la exhumación de Santiago Cantera, el prior del Valle de los Caídos del que el Ejecutivo se esmeró en recordar su pasado como candidato de Falange. Cantera depende jerárquicamente del abad de Solesmes (Francia) y en última instancia del Papa.

El Vaticano confía en que el prior benedictino respetará las decisiones de las autoridades civiles. De hecho se le ha recordado que así debe hacerlo. «seguro que el prior escuchará lo que sus superiores le digan», ha añadido hoy el portavoz de la Conferencia Episcopal.

Argüello, no obstante, ha defendido que Cantera «estará obrando en función de su conciencia». Y ha lanzado tres preguntas: «¿No les parece que es hora de mirar hacia adelante? ¿De sellar la reconciliación? ¿De no hacer un uso ideológico y menos partidista de este asunto tan doloroso?».