Luto por el estudiante de Enfermería español fallecido durante un Erasmus en Ecuador

Amigos de Manuel Tundidor esperando la llegada del cuerpo del estudiante gaditano este martes, en Tena (Ecuador). / Efe

Manuel Tundidor Cabral tenía 31 años y era natural de Trebujena (Cádiz) | Desapareció el viernes mientras nadaba en el río Jatunyacu, en la Amazonía ecuatoriana

COLPISAMadrid

El Ayuntamiento de Trebujena (Cádiz), ha decretado tres días de duelo en la localidad en señal de duelo por la muerte de Manuel Tundidor Cabral, tras ser rescatado este lunes su cadáver en un río de la Amazonía ecuatoriana.

El alcalde de Trebujena, Jorge Rodríguez, ha explicado que el cuerpo del joven tardará, «como mínimo», tres días en llegar a este municipio de la sierra de Cádiz en la que el estudiante vivía con su madre y su hermana. Ellas esperaban «una mala noticia» pero, aún así, «cuando te lo dicen, cuando te la confirman, aflora toda la tristeza de la situación» y el agotamiento de cinco días de angustiosa espera, ha dicho el alcalde.

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Granada (UGR) en el Campus de Ceuta y el resto de integrantes de la comunidad universitaria local se han unido este miércoles a «la triste pérdida de nuestro compañero Manuel Tundidor».

A las 13.00 horas tendrá lugar una concentración en el patio del edificio principal del Campus para guardar un minuto de silencio y, de esa forma, «dar las gracias a todos aquellos que han participado en su búsqueda y dar nuestras condolencias a la familia y amigos», según recoge el diario Ceuta al día.

Además, se van a declarar dos días de luto a partir de las 15:00 horas, con lo que «toda la actividad académica» de la Facultad de Ciencias de la Salud quedará suspendida.

Tundidor compaginaba la Universidad con un trabajo de camarero y solía alegrar con música la mayoría de las celebraciones y eventos de la localidad de Trebujena como pinchadiscos.

Desolados en Motril

Por su parte, los compañeros del hospital Santa Ana, en Motril, donde Tundidor hizo prácticas en las Unidades de Cirugía y Medina Interna el año pasado, han destacado su calidad humana, su profesionalidad y su sentido del humor.

«Era un joven muy gracioso y divertido, ante todo comprometido con su trabajo, muy motivado con la enfermería, muy preocupado por las últimas novedades. Los tutores siempre decían que era encantador. De él destacamos sobre todo su calidad humana y su trato a los pacientes», ha explicado a Mercedes Navarrete, de IDEAL, la jefa del Bloque de Cuidados del hospital de Motril Elena Morales, que coordina las prácticas de los estudiantes.

«Era un gran compañero. Muy gracioso. Una persona de las que dejan huella, estamos desolados», ha añadido. «Manuel era un enfemero vocacional, le gustaba hablar con los pacientes, darles el mejor trato, siempre buscaba hacer lo mejor. Se interesó mucho por la enfermería de práctica avanzada, en la que los enfermeros adquieren competencias específicas», recuerda la coordinadora.

Arrastrado mientras nadaba

Manuel Tundidor Cabral era un joven gaditano de 31 años que estudiaba en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Granada, en el campus de Ceuta. Tras obtener una beca Erasmus, el 31 de marzo voló a Ecuador junto a otros seis españoles para realizar unas prácticas de enfermería en la ciudad del Puyo, provincia de Pastazapara. El viernes 6 de abril se desplazó a la localidad turística de Laguna Azul, en la provincia de Napo, junto a sus compañeros y sin guía.

Según los testimonios de sus acompañantes, Tundidor y otro amigo decidieron cruzar el río nadando, mientras que el resto prefirieron quedarse en la orilla, cuando el joven desapareció tras ser arrastrado por la corriente. Su familia denunció en la Comisaría de la Policía de Jerez que perdieron contacto con el joven ese mismo día. El río Jatunyacu está clasificado con un nivel de riesgo número cuatro, aunque en ciertas zonas está permitido el baño con precaución, indicó Alberto Alvarado, comandante encargado del Cuerpo de Bomberos de Tena.

Desde entonces, los servicios de rescate del país se movilizaron para encontrarle y su familia mantenía la esperanza de que le localizasen con vida. Este martes, sin embargo, su cadáver fue visto desde un helicóptero de la Policía cerca de Misahuallí, a unos 50 kilómetros del lugar en el que desapareció, y recuperado del agua por efectivos de los bomberos y de la policía ecuatoriana en un cauce aledaño al río Napo, confirmando la tragedia.

El cónsul adjunto de España en Quito, Ignacio García Lumbreras, se desplazó al lugar del hallazgo y confirmó, desde la Oficina de Información Diplomática (OID), que el cuerpo correspondía al joven natural de Trebujena, un municipio español de 7.000 habitantes perteneciente a la provincia de Cádiz. También mostró su agradecimiento a las autoridades ecuatorianas que colaboraron en la búsqueda. «Ha sido realmente admirable que se ha conseguido un resultado muy rápido y un resultado que nos alivia a todos», dijo en declaraciones a EFE. Quería «trasladar el agradecimiento más profundo a las instituciones ecuatorianas, al pueblo ecuatoriano y a la sociedad ecuatoriana porque son cosas que no se pueden olvidar», añadió.

Las labores de búsqueda pudieron desarrollarse con mayor efectividad gracias a la mejora de las condiciones meteorológicas. La madre y la hermana de Tundidor llegaron al país el sábado para seguir las labores de búsqueda. Tras conocer la noticia, en el consulado general de España en Quito se han puesto en marcha los trámites para la repatriación del cuerpo, así como las labores para facilitar el regreso de sus familiares.