Sánchez reconoce a Guaidó como presidente interino de Venezuela y Maduro le llama «pelele de Trump»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervencion. / Foto: EFE/ Vídeo: ATLAS

PP y Ciudadanos reprochan la tardanza y Podemos alerta del riesgo de una «confrontación armada» / El Gobierno se une a la postura coordinada con Francia, Suecia, Reino Unido, Austria y Dinamarca

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

España se ha sumado este lunes a la lista de países que, desde el pasado 23 de enero, han reconocido a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. El presiente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido en en el Palacio de la Moncloa para anunciar oficialmente su decisión, concluido el plazo de ocho días que el pasado sábado, 26 de enero, concedió a Nicolás Maduro para convocar unas elecciones «limpias, democráticas y transparentes».

Sánchez ha sido muy explícito a la hora de subrayar que el reconocimiento de Guaidó -cuya legitimidad, ha dicho, emana de su condición de presidente de la Asamblea Nacional, «órgano legislativo surgido tras las últimas elecciones en Venezuela reconocidas por la comunidad internacional como tales»- tiene un «horizonte»: la celebración de unos comicios presidenciales «en el menor tiempo posible».

«El pueblo de Venezuela debe ser dueño de su propio destino y a la comunidad internacional nos corresponde ayudar y verificar que el proceso se produce con garantías», ha subrayado. Así, el jefe del Ejecutivo ha remarcado su voluntad de «sumar esfuerzos» en el grupo de contacto puesto en marcha por la UE (a iniciativa de España, según asegura el Gobierno) y su deseo de colaborar con otros actores, singularmente, ha dicho, el Grupo de Lima, en el que se encuentran las principales economías de América Latina, a excepción de México, presidido por Andrés Manuel López Obrador, que no cuestiona la legitimidad de Maduro.

El objetivo de ese grupo de contacto internacional no es, según explicaron fuentes de Moncloa la pasada semana, facilitar un diálogo entre las partes sino «acompañar» a Guaidó para que pueda hacer efectiva la mencionada convocatoria electoral. De momento, sin embargo, ni el Gobierno ni la UE han especificado qué medios pretenden emplear para lograrlo. Sánchez sólo ha avanzado su intención de promover un plan de ayuda humanitaria en el marco de la ONU.

El presidente del Gobierno, que ha presumido de haber liderado la posición europea en este asunto, ha insistido en que es el pueblo venezolano quien sufre las consecuencias del «conflicto» y del «régimen» de Maduro, pero también ha afirmado que su «absoluta prioridad» será la numerosa colonia española en el país caribeño y los intereses de las empresas nacionales allí presentes. «Venezuela -ha concluido tras asegurar que España «estará a la altura»- es un país hermano y puede contar con nosotros en esta hora crucial. Estamos y siempre estaremos a su lado».

Tras conocer su declaración, el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, ha calificado a Pedro Sánchez como un «pelele» al servicio de Estados Unidos. «La historia lo recordará como un pelele que se puso al servicio de la política guerrerista de Donald Trump», ha dicho Maduro.

Junto a sus socios europeos

Sánchez, ya había avanzado que España reconocería formalmente a Guaidó si Nicolás Maduro no convocaba elecciones en un plazo de ocho días. El reconocimiento de Guaidó se ha hecho de forma coordinada entre algunos miembros de la UE -tras fracasar en el intento de aprobar una declaración común por la reticencia de algunos países como Italia o Austria, que cambió de opinión este domingo. Así, Francia, Alemania, Reino Unido, Austria, Suecia, Dinamarca, Portugal, Holanda, Estonia, Lituania, Letonia y Finlandia han ido mostrando su apoyo a Guaidó desde el domingo.

«No buscamos poner o quitar gobiernos en Venezuela, queremos democracia y elecciones libres y transparentes con las garantías necesarias para que un gobierno represente al pueblo venezolano», fueron las palabras de Sánchez. La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, eludió concretar el viernes, después del Consejo de Ministros, si el Ejecutivo aceptará a un embajador nombrado por Guaidó.

Por su parte, Polonia, Bélgica y Países Bajos se sumaron al ultimátum aunque todavía no han declarado formalmente su reconocimiento de Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Este respaldo se suma al de Estados Unidos, Canadá y una docena de países latinoamericanos del Grupo de Lima que ya reconocen al también jefe del Parlamento de mayoría opositora.

Italia no cede

Italia ha sido el país que se ha mantenido más reacio en la UE a reconocer a Guaidó, aunque Grecia, Chipre y Eslovaquia también han mostrado reservas a un reconocimiento explícito, mientras que Luxemburgo ha insistido en la necesidad de sopesar «las consecuencias jurídicas» y Suecia ha descartado un reconocimiento expreso atendiendo al principio de que «se reconocen estados, no personalidades», han explicado varias fuentes diplomáticas. Hasta ahora, todos los países europeos se han acogido a este principio recogido en la llamada 'doctrina Estrada'.

Suecia planteó a sus socios europeos una fórmula de compromiso para «aceptar el papel de Guaidó en su capacidad institucional como presidente de la Asamblea Nacional para avanzar en los preparativos de elecciones libres y justas», propuesta que únicamente rechazó Italia.

De este modo, la alta representante de la UE, Federica Mogherini, dejó en manos de los Estados la cuestión del reconocimiento. El pleno de la Eurocámara reconoció a Guaidó este jueves como presidente interino «legítimo» de Venezuela en una propuesta consensuada por los grupos popular, socialista, conservador y liberal, que salió adelante por 439 votos a favor, 104 en contra -entre ellos los de IU, Podemos y ERC- y 88 abstenciones. Eso sí, los Gobiernos de los 28 países miembros decidieron crear un grupo de contacto internacional para facilitar la celebración de las elecciones presidenciales que reclama.

Explicaciones en el Congreso

Las palabras de Pedro Sánchez no dejaron satisfechos a PP ni a Ciudadanos ni a Podemos. Los populares, por boca de su vicesecretario de Organización, Javier Maroto, lamentaron que el reconocimiento del Gobierno de España haya llegado «tarde y mal». A su entender, la postura mantenida por Sánchez ha sido «decepcionante». El PP reclamó, además, la comparecencia del presidente del Gobierno en el Congreso para que «conteste, explique y no eluda su posición sobre Venezuela».

El presidente de Ciudadanos consideró que el reconocimiento oficial de Guaidó ha sido una «rectificación» de Pedro Sánchez en toda línea porque ese paso se debía haber dado el día en que el dirigente opositor venezolano se erigió en presidente interino. Albert Rivera exigió al presidente del Gobierno que actúe con rapidez y ponga a disposición del presidente «legítimo» de Venezuela los recursos que hagan falta para la celebración de elecciones presidenciales «libres y justas».

Por el contrario, en Podemos consideraron que Sánchez «se equivoca» al reconocer a Guaidó. El secretario de Organización, Pablo Echenique, señaló que la posición de España debería ser la de México y Uruguay, que abogan por la mediación. El número tres del partido morado alertó de que la legitimación del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela lleva aparejado el riesgo de «una confrontación armada» porque «reconocer a una persona como presidente del país, cuando no controla las instituciones del país, es algo muy peligroso y muy desaconsejado en derecho internacional porque puede abrir la puerta a una confrontación armada».

Texto íntegro del reconocimiento del Gobierno a Juan Guaidó

«Como saben, hoy lunes, 4 de febrero, se cumplen 8 días desde que España junto a otros socios europeos instó al régimen de Maduro a la convocatoria de elecciones presidenciales libres, democráticas y transparentes. Llegado este día y sin que se haya dado paso alguno en esta dirección por parte del régimen de Maduro, el Gobierno de España anuncia que reconoce oficialmente al presidente de la Asamblea de Venezuela, al señor Guaidó Márquez, como presidente encargado de Venezuela.

La legitimidad de Guaidó emana de su condición de pte de la ANV órgano legislativo surgido tras las últimas elecciones libres y democráticas reconocidas por el conjunto de la comunidad internacional como tales.

Quiero hacer constar que el Gobierno de España ha hecho pública en reiteradas ocasiones su defensa del multilateralismo como una herramienta indispensable para la resolución pacífica de los conflictos. Hoy quiero reiterar esta apuesta de forma expresa con hechos concretos.

En primer lugar, el Gobierno de España ha trabajado en coordinación con la mayoría de los países europeos, con nuestros socios europeos, con el objetivo de reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela por consenso.

En segundo lugar, el Gobierno de España ha mantenido una comunicación diplomática constante con todos y cada uno de los países del entorno iberoamericano al amparo de un objetivo esencial, actuar en defensa de los intereses del pueblo de Venezuela. Y a partir de hoy seguiremos dedicando todo nuestro esfuerzo a la tarea de ayudar a alcanzar la libertad la prosperidad y la concordia de todos los venezolanos.

Quiero manifestar una vez más que la posición común en el ámbito de la Unión Europea ha sido consensuada a iniciativa del Gobierno de España con distintos países europeos, en los próximos días, en las próximas horas, contactaré con las principales instituciones europeas y con los distintos gobiernos europeos y también iberoamericanos que quieran sumar esfuerzos a la causa de la democracia en Venezuela para desarrollar nuestra posición.

No vamos a dar un paso atrás en este empeño. España va a estar a la altura de lo que se espera de ella en este conflicto. El reconocimiento al presidente Guaidó tiene un horizonte claro, que también quiero subrayar y que me parece importante, el horizonte es el de convocar unas elecciones en el menor plazo de tiempo posible, que tienen que ser libres, democráticas, con garantías y sin exclusiones. Unas elecciones en las que los venezolanos decidan con su voz y con su voto su futuro, sin miedos, sin presiones y sin amenazas.

Es en definitiva el pueblo de Venezuela quien tiene que decidir en exclusiva su futuro. Venezuela debe ser dueña de su propio destino y a la comunidad internacional nos corresponde ayudar, respetar los resultados del proceso democrático y verificar que el mismo se desarrolla con todas las garantías necesarias.

En consecuencia el Gobierno de España impulsará y apoyará el Grupo de contacto internacional creado por la UE a instancias del Gobierno de España para acompañar a Venezuela en este proceso. En esta misma dirección quiero reafirmar nuestra disposición a colaborar y a trabajar activamente con otros países y otros actores internacionales, singularmente incluido el grupo de Lima.

En línea con ello, les anuncio que también el Gobierno de España tiene intención de promover en el marco de la Unión Europea y también en el de Naciones Unidas un plan de ayuda humanitaria para paliar urgentemente la grave situación que se vive en Venezuela.

Que nadie olvide que quien está sufriendo las consecuencias de este conflicto y del régimen de Maduro es el pueblo venezolano. El Gobierno de España ha tenido, tiene y tendrá siempre muy presente la situación de la colonia española que vive allí, representan una absoluta prioridad para el Gobierno de España.

También tenemos muy en cuenta los intereses de las empresas de nuestro país que están radicadas en Venezuela. Todos comparten con los venezolanos el deseo de un marco político de estabilidad, de democracia y de libertad.

Los vínculos en definitiva que unen a España con América Latina son muy profundos. Nada de lo que ocurre allí nos es ajeno, ni al Gobierno ni por supuesto a la sociedad española. Por ello el Gobierno trabajará para que la democracia plena se retorne a Venezuela.

Democracia plena significa primacía de los derechos humanos, democracia plena significa pluralismo político, democracia plena significa que no haya presos políticos en Venezuela y democracia plena significan unas elecciones libres, transparentes y con todas la garantías. En ese camino que España conoce por su propia experiencia histórica, quiero hacer constar una vez más nuestra determinación de avanzar junto al pueblo venezolano.

Venezuela es una país hermano y querido y puede contar con España en esta hora crucial. Estamos y siempre estaremos a su lado».

Más información