Borrell: «Utilizaremos el Brexit para lograr cosas positivas en la zona de Gibraltar»

Pedro Sánchez y Josep Borrell reciben al jefe de la negociación de la Unión Europea con el Reino Unido, Michel Barnier./Europa Press
Pedro Sánchez y Josep Borrell reciben al jefe de la negociación de la Unión Europea con el Reino Unido, Michel Barnier. / Europa Press

La situación en la que quede el territorio tras la salida del Reino Unido es un de los puntos más importantes a tratar en la próxima reunión en el Consejo Europeo

EFEMadrid

España utilizará la negociación del Brexit y el futuro estatus de Gibraltar para obtener «las cosas más positivas posibles» para los españoles de la zona y los que trabajan en el Peñón.

Así lo ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien esta mañana se ha reunido con el negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el Brexit, Michel Barnier, quien almuerza con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. «Vamos a utilizar la negociación para obtener las cosas más positivas posibles para nuestra gente, para España y para los españoles que trabajan en Gibraltar», ha asegurado Borrell en declaraciones a la salida del acto de balance de los cien días de Gobierno de Sánchez.

El Brexit será uno de los principales asuntos en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en el Consejo Europeo previsto para octubre y en la reunión informal que todos ellos mantendrán los próximos 19 y 20 de septiembre en Salzburgo (Austria). La situación en la que quede Gibraltar tras la salida del Reino Unido de la UE es uno de los puntos «importantes» que quedan abiertos en la negociación y que el propio Barnier explicó que deben quedar resueltos antes de octubre, cuando Bruselas pretende finalizar la negociación sobre el acuerdo de retirada del Reino Unido.

En su comparecencia del pasado día 13 de septiembre ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Borrell afirmó que España no utilizará las negociaciones para reclamar la soberanía del Peón, ya que la prioridad es mejorar la situación de la zona del Campo de Gibraltar. Esta postura no supone «ninguna renuncia» sobre la reivindicación histórica de España de recuperar el control del Peñón, pero el diálogo sobre el Brexit no es el marco adecuado, explicó entonces el ministro.

Según el jefe de la diplomacia española, Gibraltar no puede ser «el último obstáculo en el camino hacia el acuerdo del Brexit», y el objetivo debería ser que fuese «el primer paso» para ese pacto. Entre sus principales preocupaciones sobre el Peñón, Borrell citó la pesca, la aduana, el contrabando de tabaco, el aeropuerto o la salida y entrada de trabajadores españoles y la convicción de que la colonia británica «no puede ser el tercer territorio con la renta más alta del mundo rodeada de una planicie de subdesarrollo».

Para evitarlo, el Gobierno prepara un Plan General para el Campo de Gibraltar, con políticas activas de empleo, que dinamice la economía de la zona, explicó Borrell en la reunión de la Comisión Interministerial para el seguimiento del Brexit de finales de julio. En ella, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, presentó un informe especial sobre la negociación en el que identificaba tres sectores que revisten una importancia especial en el marco de las negociaciones en curso: los derechos de los ciudadanos, la aviación civil y la pesca.

Según Borrell, en cada uno de los aspectos el Gobierno trabaja con los ministerios implicados «para evaluar la situación y preparar planes de contingencia» y de los que informará a los alcaldes de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar, con quienes se reúne mañana en el Ministerio.

Contenido Patrocinado

Fotos