Asturias despide Álvarez Areces, el político que nunca dio una batalla por perdida

Capillar ardiente de Vicente Álvarez Areces, en el Ayuntamiento de Gijón./EFE
Capillar ardiente de Vicente Álvarez Areces, en el Ayuntamiento de Gijón. / EFE

El salón de actos de la Laboral de Gijón, repleto de público para dar el último adiós al expresidente del Principado

EFEGijón

Con el 'Grândola, Vila Morena' para recibir a su viuda, Soledad Saavedra, y el 'Asturias, Patria Querida' para cerrar el acto, el Teatro de la Laboral ha congregado este domingo a 1.500 personas para despedir al expresidente del Principado Vicente Álvarez Areces, el político que, en palabras de su hijo Alberto, «nunca dio una batalla por perdida».

Alberto, su segundo hijo, ha sido el encargado de cerrar, junto a su hermano Manuel, un homenaje organizado por la familia y amigos de Areces al que han acudido dirigentes de su partido, rivales políticos y representantes de la vida social, cultural y económica de la región que gobernó durante doce años en la ciudad de la que fue alcalde durante el mismo periodo de tiempo.

El acto ha servido para llenar de elogios la figura de Areces, fallecido de forma repentina a los 75 años, en la última de las tres jornadas de luto decretadas en Asturias y Gijón tras la despedida que centenares de personas le brindaron en las capillas ardientes instaladas en el parlamento regional y en el ayuntamiento gijonés.

Una larga ovación ha recibido a su viuda a los sones de la canción que sirvió de himno para la revolución de los claveles de Portugal, un hito en la lucha por el restablecimiento de la democracia a la que Areces se sumó en España en el clandestino PCE.

Saavedra ha accedido al teatro de La Laboral, una de las instalaciones culturales que impulsó como presidente, junto a su sucesor en el Gobierno asturiano, Javier Fernández, que ha recordado la huella «indeleble» que alguien «incompatible con la muerte» dejó en su ciudad natal, la ciudad que transformó con su gestión. «La potencia y dimensión pública de Tini era irreductible, en cada apretón de manos, mirada y sonrisa transmitía idea de que estaba preparado para luchar y que se podía confiar en él. Ha marcado de manera indeleble la historia de Asturias de los últimos treinta años», ha afirmado Fernández, visiblemente emocionado.

Ante una pantalla que reproducía una foto del político fallecido su sucesora en el Ayuntamiento de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, se ha sumado al homenaje para calificarlo de «guerrero gigante de la política, trabajador incansable e infatigable servidor público«.

En el acto se ha dado además lectura a una carta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que ha reivindicado su figura como la de un hombre «bueno» y «cordial» que, como servidor público, «miró de frente a los problemas reales de la gente y llenó la política de sentido común».

Reconocimientos

La misiva de Sánchez, cuya ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha asistido al acto junto a la número dos del partido, Adriana Lastra, ha ido acompañado de la proyección de un vídeo con mensajes de personalidades políticas que tuvieron relación con Areces a lo largo de su dilatada trayectoria política.

De «dialogante y firme en sus convicciones, un ejemplo que representa un valor escaso y que hay que recuperar« lo ha calificado Felipe González, mientras que José Luis Rodríguez Zapatero ha considerado justo que su memoria »tenga un lugar destacado en el PSOE de Asturias y de España«.

Para Teresa Fernández de la Vega «Tini supo escuchar a la ciudadanía y se esforzó en entenderla» mientras que Alfredo Pérez Rubalcaba se ha mostrado convencido de que a Areces le gustaría que se dijera de él que, si volviera a nacer, viviría «la misma vida al servicio de los ciudadanos».

«Recojo el testigo de tu pasión por la vida. Te prometo, papá, que allá donde vaya jamás daré una batalla por perdida«, ha afirmado al cierre del acto su hijo Alberto antes de que los asistentes se unieran -como Areces hubiera hecho, ha recordado el conductor del acto- a cantar »Gijón del alma«, interpretada por uno de los coros que ha participado en el homenaje.

 

Fotos