Artadi abre la puerta a su salida del Govern

El conseller Damiá Calvet acompañado por la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi. / Efe

La Generalitat reconoce el regreso de una veintena de empresas a Cataluña y acuerda medidas para garantizar una «vida digna» a los expresidentes de la Generalitat

CRISTIAN REINOBarcelona

«Puede pasar una cosa, la contraria o nada». La consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, ha reconocido este jueves por primera vez que su posible salida del Gobierno catalán para liderar junto a Quim Forn la candidatura por Barcelona en las municipales está en «debate». «El debate existe y está abierto», ha dicho. Las especulaciones sitúan a la portavoz del Ejecutivo de Torra como número dos de Forn, que en la práctica supondría liderar la lista, ya que el exconsejero está en prisión. Su salida del Ejecutivo obligaría a Quim Torra a acometer su primera remodelación de calado, en una consejería muy política y que lidera la interlocución con Madrid junto a Pere Aragonès.

Mientras, la Generalitat catalana ha acordado en la mañana de este jueves, en su primera reunión del año, autorizar a los departamentos de la administración catalana realizar las actuaciones oportunas dentro de sus competencias para «garantizar a los expresidentes de la Generalitat al atención y el apoyo que necesiten para asegurar su derecho a vivir dignamente durante todas las etapas de la vida y que puedan cubrir sus necesidades personales y sociales básicas».

El acuerdo, según la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, no tiene nada que ver con el expresidente Puigdemont. Del asunto, ha dicho, «no se deriva ningún beneficio económico para Puigdemont». A su juicio, la decisión se ha adoptado por el expresidente Maragall aquejado de alzheimer.

El Govern ha anunciado además que ha iniciado el proceso para elaborar una única ley que aglutine diversas disposiciones que fueron anuladas o que se encuentran suspendidas por el Tribunal Constitucional. Así, la Generalitat ha aprobado la memoria preliminar del anteproyecto de ley para acometer alternativas legales que den efectividad a estas disposiciones anuladas o que se encuentran suspendidas. A través de este recurso legal, el Govern quiere recuperar cuatro leyes que fueron objeto de un recurso de inconstitucionalidad por parte del Gobierno central.

Estas cuatro leyes son: la de igualdad efectiva de mujeres y hombres, la de cambio climático, la de la asociación de consumidores de cannabis y de la agencia catalana de protección. El Gobierno catalán ha evitado la colisión frontal contra el alto tribunal, en un gesto de moderación. Torra anunció en su día que volvería a aprobar las 14 leyes suspendidas por el Constitucional. De momento, solo intenta recuperar cuatro de ellas y lo hace adaptándose a las resoluciones y sentencias del TC. Se trata de buscar «medidas alternativas para buscar el mismo efecto» que la ley original, según ha expresado la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi. «Ninguna ley será igual que la anterior», ha señalado.

Sobre los presupuestos generales del Estado, Artadi ha insistido en reclamar un gesto al presidente del Gobierno. «Como no hay oferta, seguimos igual», ha señalado. Según la consejera de la Presidencia, los movimientos del presidente del Gobierno deberían ir encaminados a poner una solución política sobre la mesa sobre el futuro de Cataluña, que Torra y Artadi creen que debería ser ejercer el derecho de autodeterminación y cuestiones que aborden la «represión», es decir la situación de los presos. Artadi ha apuntado además que La Moncloa y el Palau de la Generalitat buscan una fecha para celebrar una nueva reunión, en este caso entre los vicepresidentes y algún ministro y consejero.

Junto a la consejera Artadi, ha comparecido también la consejera de Empresa, Angels Chacón, que ha reconocido que de las miles de empresas que trasladaron su sede social entre octubre del año pasado y el fin del ejercicio, únicamente han decidido dar marcha atrás y volver a instalarse en Cataluña, una veintena.

Más información

 

Fotos