Un alcalde electo, del PP, cede la alcaldía a su esposa, del PSOE, en un pueblo de Guadalajara

Las Inviernas (Guadalajara)/
Las Inviernas (Guadalajara)

Considera que es mejor que gobierne el PSOE porque este partido mandará en la Junta de Castilla-La Mancha y en la Diputación Provincial y ya gobierna en España

J.V. MUÑOZ-LACUNAGuadalajara

José Luis Rodríguez había conseguido ganar en las pasadas elecciones municipales del 26 de mayo presentándose por el PP en su pueblo, Las Inviernas (Guadalajara). Su esposa, María Isabel Espada, había sido su único contrincante y se había presentado por las siglas del PSOE. Los vecinos de esta localidad –hay 63 personas empadronadas- habían dejado claro que querían que José Luis fuese su alcalde pues obtuvo 26 votos frente a 15 de María Isabel. Sin embargo, a la hora de constituirse el nuevo ayuntamiento el pasado fin de semana, José Luis y el otro concejal socialista elegido decidieron dar su voto a María Isabel para que sea el PSOE y no el PP el que gobierne en este pequeño pueblo situado en plena Cañada Real Soriana Oriental.

Lo que ha motivado este giro tan radical que en una gran ciudad originaría crisis, ceses y dimisiones no ha sido una disputa conyugal sino algo mucho más práctico. El «popular» José Luis prefiere renunciar al bastón de mando en beneficio de una socialista, en este caso su esposa. «Buscamos el beneficio para Las Inviernas y es mejor que aquí gobierne el PSOE porque en la Diputación Provincial de Guadalajara y en la Junta de Castilla-La Mancha también gobernará el PSOE, como en España,y no nos darían nada o muy poco si aquí gobernara el PP», sostiene.

La ayuda de las demás administraciones

En su opinión, proyectos tan importantes para Las Inviernas como el arreglo de caminos rurales, la pavimentación de algunas calles, la renovación de la red de tuberías o la construcción de un campo de fútbol tendrán más posibilidades de lograr financiación de las otras dos administraciones si el Ayuntamiento es de su mismo signo político.

El «buen rollo» que José Luis –agricultor y ganadero- esperaba a partir de ahora con su mujer –conserje en una comunidad de vecinos de Guadalajara- tras ganar las elecciones locales se dará también con él en la oposición después de 17 años de matrimonio y dos hijos en común, de 11 y 15 años. Los dos decidieron presentarse a las elecciones porque ningún otro vecino quería dar el paso. Sus paisanos lo eligieron a él pero ahora serán comprensivos con el apoyo de un popular al PSOE por «causas prácticas» que tan bien conocen y sufren en la «España vaciada».