La hora de Gómez de Celis: el hombre de Pedro Sánchez en Andalucía

Josep Borrel (i) habla con Gómez de Celis. /
Josep Borrel (i) habla con Gómez de Celis.

El político sevillano de 47 años ha sido uno de los artífices su victoria y es un viejo rival de Susana Díaz

MARIA DOLORES TORTOSA

En la victoria de Pedro Sánchez ha tenido un papel fundamental Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, un político sevillano de 47 años, exconcejal de Sevilla y exdiputado autonómico, con larga experiencia orgánica en el PSOE e íntimo enemigo de Susana Díaz. La amistad de juventud -ella le convenció para que entrara en las Juventudes Socialistas en 1991- se rompió en los vericuetos de la política municipal. Los dos fueron concejales con Alfredo Sánchez Monteseirín y en algún momento esa relación se tornó en una fuerte rivalidad. Nunca dejaron de trabajar de algún modo cerca uno del otro, bien en cargos del partido o institucionales. Como botón de muestra sirva que el considerado principal hombre de confianza de Sánchez en Andalucía es alto cargo del Gobierno en la Junta, en concreto director gerente de la Agencia de Puertos de Andalucía. Díaz lo nombró para tener calmado en cierta forma a Pedro Sánchez. Algunos dicen que para tenerlo también vigilado.

Tras casi dos décadas al acecho uno del otro, rivalizando y peleando, es uno de los políticos que mejor conoce a Susana Díaz, sus fortalezas y debilidades. El pasado marzo, Sánchez le convenció para que entrara en su equipo como coordinador de estrategias y comunicación con un papel relevante en el día a día de su campaña. Tanto es así que es Gómez de Celis el artífice del principal golpe de efecto de Sánchez, la presentación de 53.000 avales, solo 6.000 menos que Díaz. Celis sabía que el propósito del equipo de la presidenta era apabullar con avales para minar la moral de los adversarios.

El día antes de la presentación de avales, el pasado 4 de mayo, huyó de la Feria de Sevilla ante las preguntas curiosas, en la misma caseta en la que Susana Díaz paseaba sonriente con su traje de flamenca de rojo coral conociendo ya los miles de avales que su gente iba a presentar en Ferraz. A partir del día de los avales, Sánchez era tan virtual ganador como Susana Díaz ante la opinión pública.

Rodríguez Gómez de Celis siempre estuvo del lado de Pedro Sánchez. Desde que comenzó a abrirle puertas de afiliados en Andalucía en junio de 2013, nunca le ha dejado aunque no compartiera algunas de sus decisiones. Participó de los primeros encuentros del famoso grupo de Orixe, nombre del restaurante gallego de Madrid donde se reunían. Celis era parlamentario andaluz entonces y apostó por Sánchez como en 2012 lo había hecho por Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carme Chacón, a quien apoyaba José Antonio Griñán y cuya campaña llevaba en Andalucía Susana Díaz. En aquel congreso de febrero de 2012 en Sevilla, Celis era un crítico a la dirección regional y tomó partido por Rubalcaba de forma furibunda. Una circunstancia, la de estar en el lado de los críticos, que se repite varias veces en su trayectoria orgánica.

Lo fue también en julio de 2013, cuando trabaja en la candidatura de Luis Planas en las primarias 'exprés' para la Presidencia de la Junta que gana Susana Díaz. Aquí es donde tomó nota de la estrategia de Díaz de apabullar con los avales. De tal forma que hizo que Planas tirara la toalla y no hubiera votación en las urnas.

Gómez de Celis comparte con Díaz la escuela del socialismo andaluz, con sus muchas conspiraciones y vendettas. Jóvenes aún, fueron muy activos en el congreso del PSOE de Sevilla de 2004, en el que los dos se posicionan del lado de José Antonio Viera frente a José Caballos, que le llamaba 'Alfonsito'. En aquella pelea de titanes del PSOE sevillano ganó Viera, que nombra a Susana Díaz secretaria de Organización. Hay otras cuentas pendientes. Gómez de Celis, largo tiempo teniente de alcalde, se posicionó como delfín de Alfredo Sánchez Monteseirín en 2011, pero Susana Díaz le cortó el paso y apostó por Juan Espadas.

Su enemistad con Díaz era tan conocida que sorprendió cuando en julio de 2014 se les ve a los dos respaldando al mismo candidato a la secretaría general del PSOE. Sánchez llamó a Díaz y le dijo que si ella daba el paso frente a Eduardo Madina se retiraría y la apoyaría. Gómez de Celis hubiera hecho lo mismo, la hubiera respaldado. Es conocido que la presidenta de la Junta dejó pasar el tren y favoreció la elección de Sánchez con los votos de los socialistas andaluces.

Sánchez quiso que Gómez de Celis tuviera un puesto en su ejecutiva, pero Díaz le convenció de que no y a cambio le nombró director de la Agencia Puertos de Andalucía. Ocupa ahora este cargo, pero puede que por poco tiempo si Sánchez lo incluye en su núcleo duro como es de esperar.

Le avala un gran conocimiento de las tripas del PSOE, habiendo sido varios años secretario de la agrupación de Nervión, la más numerosa de Sevilla y de Andalucía. Bético como Susana Díaz, defensor de la Semana Santa y vecino del mismo barrio de Triana, como ella, es conocida su habilidad para negociar. También su retranca y sentido del humor. Es licenciado en Ciencias del Trabajo por la Universidad Rey Juan Carlos y diplomado en Relaciones Laborales por la Universidad de Sevilla.

[Más información en diariosur.es]