La ciudad de Vitoria declara persona 'non grata' al leonés Martín Villa

Rodolfo Martín Villa./Ramón L. Pérez
Rodolfo Martín Villa. / Ramón L. Pérez

El Ayuntamiento insta al Gobierno central a tomar medidas para enjuiciar al exministro por su implicación en el Tres de Marzo con el rechazo del PP y del PSE

IOSU CUETO

El pleno del Ayuntamiento de Vitoria ha declarado este viernes al exministro Rodolfo Martín Villa persona 'non grata' y ha instado al Estado a dar los pasos necesarios para que los tribunales le juzguen por sus «crímenes contra la humanidad». La moción, impulsada por la Asociación de Víctimas del Tres de Marzo, ha contado con el apoyo del PNV, EH Bildu, Podemos e Irabazi. Los socialistas, miembros del gobierno, se han desmarcado de sus socios jeltzales junto al PP por rechazar el texto propuesto, aunque ambos grupos han condenado el franquismo y han mostrado su solidaridad con las víctimas.

La razón de la declaración

El debate se ha producido cuando falta poco más de una semana para que la ciudad recuerde una vez más a los cinco obreros asesinados por la Policía Armada el 3 de marzo de 1976 tras la multitudinaria asamblea de trabajadores en huelga en la iglesia de San Francisco de Asís de Zaramaga. El templo fue gaseado para forzar su desalojo y la respuesta de los agentes apostados a su alrededor también provocó unos cien heridos, muchos de ellos de bala.

La moción ha sido presentada en el turno popular por la Asociación de Víctimas del Tres de Marzo, cuyo portavoz, Andoni Txasko, ha denunciado que «está siendo imposible enjuiciar a Martín Villa porque los juzgados españoles no admiten las querellas y el Gobierno español no colabora con la jueza argentina María Servini. Pero entendemos que esta persona debe tener un reproche institucional y social, lo que sería un paso muy importante contra la impunidad».

Además de la declaración de persona 'non grata', el texto aprobado plantea otros tres puntos. De un lado, insta al Gobierno español a dejar sin efecto el acuerdo del consejo de ministros del 13 de marzo de 2015 y, en consecuencia, tramitar y aceptar la extradición de Martín Villa a Argentina para que se siente en el banquillo. En segundo lugar, la moción plantea que el Estado tome «las medidas necesarias» para que la Justicia española investigue y enjuicie los crímenes contra la humanidad cometidos durante el franquismo y, muy en particular, todos en los que pudiera tener alguna responsabilidad Martín Villa. En último lugar, se propone trasladar el acuerdo a los distintos tribunales españoles y argentinos.

La propuesta ha contado con el rechazo del principal grupo de la oposición, el PP, que al igual que el PSE ha intentado justificar su rechazo al texto tras reiterar que el 3 de marzo de 1976 Vitoria vivió «uno de los hechos históricos más tristes». El concejal Iñaki García Calvo ha dicho que los populares «defendemos la memoria de las víctimas y condenamos el franquismo, igual que reconocemos a las víctimas del terrorismo», aunque ha ensalzado el valor de la Transición y de la Ley de Amnistía. «Reclamamos esos valores, la generosidad, el diálogo y el sacrificio. Ningún hecho luctuoso como el del Tres de Marzo pueden suponer una enmienda a la Transición, gracias a la cual hoy debatimos en libertad».

Por su parte, Estíbaliz Canto, del PSE, ha reconocido que su intervención era «de las más difíciles» que había realizado en el pleno ante la posibilidad de que «se me malinterprete». Pero el texto, ha recalcado, «excede la legalidad» y no puede ser aprobado por su partido «tal y como está». La edil ha dicho que «aquí nadie dice que haya que olvidar, pero no estamos de acuerdo con quienes dicen que la Ley de Amnistía sirve para liberar asesinos. Quienes con más alegría la recibieron no fueron los carceleros, sino los que estaban presos desde hace muchos años». Canto ha agregado que el Tres de Marzo fue «deleznable» animó a «recordar» lo sucedido.

El resto de grupos han respaldado la moción. El jeltzale Iñaki Prusilla ha recordado el apoyo que el Gobierno Urtaran ha dado a la asociación del Tres de Marzo en los últimos años y a pesar de que se ha mostrado reticente a que el pleno «haga de tribunal» y nombre a Martín Villa persona 'non grata', ha confirmado que su grupo votaría a favor porque el exministro no ha mostrado arrepentimiento ni hacia las víctimas de 1976 ni hacia Vitoria. Lo que ha demostrado es una frialdad y una indiferencia que no podemos aceptar. El PNV siempre estará con las víctimas, las del franquismo y las de ETA».

Por su parte, Miren Larrion ha dicho que cada vez que mira a la zona a la zona de público del pleno «siempre veo cinco sillas vacías». La también parlamentaria ha dicho que Martín Vila fue «un gerifalte franquista» y ha valorado que quienes han rechazado el texto estaban «a favor» de la dictadura, algo que ha encendido a las filas del PP y del PSE. «Ponen excusas para lograr poltronas», ha agregado. Juan Cerezuela, de Podemos, ha dicho que «una cosa son las leyes y otra es la justicia, pero nosotros nos negamos a olvidar o a tapar atrocidades». Por último, Óscar Fernández, de Irabazi, ha subrayado que «era de recibo» aprobar la moción.

Rodolfo Martín Villa fue uno de los principales actores del franquismo durante los años 60 y 70. Fue jefe nacional del SEU, secretario del Sindicato Vertical, Gobernador Civil de Barcelona y finalmente ministro de Relaciones Sindicales y de Interior con los gobiernos de Arias Navarro y Suárez. Martín Villa está relacionado con distintos actos de represión (Vitoria, Madrid, Málaga, Barcelona o Pamplona, entre otras ciudades) y ha sido imputado en aplicación del principio de Justicia Universal ante el Juzgado Nacional de lo Criminal y Corrección Federal número 1 de la República Argentina como autor de crímenes contra la humanidad.