La supresión y la «caótica» asignación de plazas y el rechazo a recuperar las 35 horas, marcan el curso escolar de León

UGT León denuncia la precariedad del sistema educativo en León. / N. Brandón

UGT acusa a la Junta de mentir al marcar 120 millones como exigencia para volver a la jornada pactada, cuando el coste de la plantilla docente sólo sería de cinco millones

A. Cubillas
A. CUBILLASLeón

La Educación en León y el conjunto de la comunidad vive una situación «intolerable». A la falta de profesorado, la privatización de la FP o el cierre de los centros, se suma ahora el incumplimiento de la Junta de aplicar la jornada de las 35 horas al personal docente.

Todo, según denunció UGT, a pesar de que recibió el visto bueno del anterior ejecutivo de la Junta de Castilla y León y contó con el apoyo de Alfonso Fernández Mañueco, que ahora alega un coste de 120 millones de euros para recuperar las 35 horas.

Una cifra claramente engorada, según apunto Cristina Espinosa, responsable de Educación en UGT León, cuando un estudio económico apunta que la plantilla docente sólo necesitaría 5 millones de euros. «Dudo mucho que para el resto de funcionarios serán 115 millones. La diferencia es abismal y demuestra que nos siguen mintiendo».

«Nos han mentido y se siguen riendo de los funcionarios públicos», señaló Espinosa, que aseguró que los docentes se sumarán a las próximas movilizaciones que tendrán lugar el día 17, con una movilización a las puertas de la Junta, el día 25 con un paro de dos horas y media y el 6 de noviembre con una jornada de huelga.

Un problema común al funcionariado de Castilla y León al que se suman los específicos del ámbito de la Educación. Así, arranca un nuevo curso escolar en el que la Junta de Castilla y León ha ocultado plazas vacantes, para evitar así el pago a los interinos de las vacaciones. Una situación que en León ha afectado a una veintena de profesionales.

A ello se suma la pérdida de 15 plazas y ocho unidades docentes de Primaria, lo que supone un goteo interminable de recortes en la provincia de León, con especial incidencia en el medio rural. «Qué hace la Junta para que los pueblos no se despueble. Creo que nada. Porque llevamos demasiado tiempo sufriendo», señaló Manuel Rey, responsables del área de Educación en El Bierzo.

Precisamente, en la comarca berciana es una de las más afectadas por los recortes en Educación, como se materializa en el cierre del colegio Luis del Olmo en Ponferrada, cuando los colegios aledaños» están saturados o la falta de profesorado para impartir el FP de Sistemas Microinformáticos cuya implantación «se anunció el año pasado a bombo y plantillo».

Porque la realidad es que la dotación de personal docente en la provincia de León no concuerda con la que realizaron los centros el pasado mes de abril, estando aún pendientes la semana pasada de asignar 70 plazas, despertando el malestar de la comunidad educativa en colegios de Riaño o Valencia de Don Juan.

Por último, denunciaron el caso omiso que lleva haciendo la Junta para aplicar un sistema efectivo de bilingüismo a la par que exigieron la implantación del nivel C2 en la Escuela Oficial de Idiomas.