Operación Enredadera

Suárez-Quiñones: «Ulibarri no está en la lista de mis amigos»

El consejero Suárez-Quiñones, en su despacho. /G. Villamil
El consejero Suárez-Quiñones, en su despacho. / G. Villamil

El consejero de Fomento y Medio Ambiente defiende la legalidad de su iniciativa para que el empresario leonés, hoy en prisión por la trama Enredadera, asumiera la obra de una carretera de León tras la quiebra de la empresa adjudicataria

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

Evita cuidadosamente pronunciar 'Enredadera' y su sola mención le encorajina pero, a apenas dos días de comparecer en la Comisión de Medio Ambiente y Fomento, el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones dice que está deseando explicarse y que le crean. Que la UDEF haya transcrito en el sumario la grabación de una conversación suya con el empresario José Luis Ulibarri «que no tiene nada que ver con lo que se investiga, que es lo de los semáforos» lo considera poco menos que delictivo. «Han vulnerado el derecho de la inviolabilidad de mis comunicaciones», se queja como político y como juez.

¿Es usted amigo de José Luis Ulibarri?

–Conozco a este empresario como conozco a muchos otros, tengo unas relaciones cordiales como tengo con otros y, ni tengo amistad personal ni nada en contra de él. Forma parte del panorama empresarial de Castilla y León con el que nos relacionamos todos, como empresario y también como propietario de medios de comunicación. Nosotros y todos. No está en la lista de mis amigos. Y todos estos responsables políticos que hoy se echan las manos a la cabeza también tenían esas relaciones normales y ordinarias.

Se lo pregunto por la familiaridad que se desprende de las conversaciones reflejadas en el sumario que él mantiene con terceros cuando se refiere a usted.

–Las conversaciones de terceros yo no puedo responder de lo que digan entre sí, esa es su responsabilidad. También te digo que en otra, la hija le dice al padre «este hombre no te quiere mucho..., que habló conmigo y el aire se cortaba con un cuchillo». Ahí no parece que haya mucha familiaridad.. Esas son cosas de él y de quien habla. Solo hay una conversación en la que aparezco, del grueso de conversaciones. Por eso no me gusta que se asocie mi nombre a Enredadera, porque ese es el nombre de una operación policial que tenía un objeto de investigación hacia unos sujetos determinados, y en ese ámbito es donde se graban en bruto todas las conversaciones de esta persona y está una conversación conmigo, de un minuto y no sé cuántos segundos. De ahí a sacar una familiaridad... Tengo unas relaciones cordiales con esa persona, como es mi obligación, y con el resto de empresarios y editores y directores de medios de comunicación, como tienen otros responsables del Gobierno, del Partido Popular y de otros partidos. Hombre, que no se rasgue nadie las vestiduras porque ni hay esa amistad íntima, ni enemistad: hay lo correcto y lo normal en estos casos.

¿Por qué le ofrece precisamente a Ulibarri continuar la obra de mejora de la carretera LE-413 paralizada al entrar la adjudicataria Arcebansa en concurso de acreedores. Podía habérsela ofrecido a otros constructores ¿Por qué a él?

–Primero hay que contextualizar. Esta carretera no es una carretera más, del bloque de carreteras prioritarias que hemos hecho en esta legislatura, está la primera y, por tanto, era la más necesitada de arreglo. Se licita públicamente, se adjudica a la empresa zamorana Arcebansa y, cuando esta deviene en concurso, nuestro personal intenta que la empresa utilice un mecanismo que es la cesión de contratos. Esto es aplicación estricta y pura de la normativa vigente de la Ley de Contratos, el artículo 214 de la nueva legislación y 226 de la anterior, que prevé la cesión a un tercero cualquiera, pero tiene que tener la autorización del órgano de contratación de la Administración. Arcebansa nos comunica que no encuentra a nadie que le interese la cesión del contrato y el asunto llega a mi mesa sin resolver. Y en ese mismo momento surge la necesidad, para el consejero, de actuar. Como soy yo, ejecutivo, sin secretarias, con el teléfono en la mano, directamente, y buscamos a una empresa a la que pudiera interesarle.

¿Pero la empresa de Ulibarri no estaba también en problemas y, por tanto, no se le habría podido ceder la obra?

–Yo lo desconozco, pero la cesión la harían las empresas. En primer lugar, mi llamada es para hacer una aproximación, para que valores si le interesa la cesión. Y, concretamente, el consejero es el órgano de contratación, es el que tiene que autorizar esa cesión. Cuando el asunto llega a mi mesa yo no puedo permanecer sentado con las manos en los bolsos y decir, bueno, pues nada, que se resuelva, que se empiece a licitar otra vez, y dentro de un año, cuando ya era del 2015 la actuación, vamos a ver como se realiza. ¡Había que intentarlo! Por tanto, esa última gestión la realiza el consejero de forma ejecutiva, como trabajo. ¿Cuál es el criterio objetivo que llevó a llamar a esta empresa? Una empresa de León, una carretera de León, una empresa que tiene centros de aprovisionamiento y a la que puede interesarle. O no. Y de hecho, no le interesó. Sabíamos que era muy difícil, porque la oferta que hizo la adjudicataria fue de un precio muy bajo. Y bueno, se hizo un último intento, ejerciendo una posibilidad que la ley establece. ¿Y por qué a esta empresa y no a otra? ¿Y por qué no? En las 17 obras de emergencia que hemos hecho estuvieron otras empresas y no esta. ¿Es que habría que excluir a esta empresa, tratada de forma distinta o peor que a otras?

¿No podía haberse hecho por el procedimiento de urgencia?

-Es que esto no es una obra de urgencia. Era muy necesaria, pero no entra en los parámetros de urgencia porque se podía circular. No es como si se hubiera desprendido un talud, por ejemplo. Era muy acuciante pero no de urgencia. Y de hecho, lo que hemos hecho ha sido resolver el contrato, con una orden dictada en julio, y se está procediendo a la actualización del proyecto y tendrá que salir nuevamente a licitación. Nos quedan ocho o nueve meses por delante para que comiencen las obras. Se puede criticar al consejero por no haber intentado utilizar todas las fórmulas que la ley permite, pero no por haberlo hecho. Me sorprende y me preocupa que algo que haces para bien, se utilice como arma arrojadiza para cuestionar mi honor. Yo vine limpio a la política y marcharé tan limpio como vine, y eso no lo va a manchar nadie, porque los hechos son los hechos.

¿Que opina de la actuación de su compañero Antonio Silván que se refieren en esas transcripciones del sumario, al informar al empresario sobre una licitación que se estaba produciendo?

–Yo solo respondo de lo mío. Lo que sí sé es que ha hecho una labor extraordinaria en la Junta y la está haciendo en la Alcaldía de León, es una persona intachable, honesta y trabajadora. Y, que yo sepa, no está investigado. Algo querrá decir eso.

Con la que está cayendo, ¿se arrepiente de haber sucedido a Silván al frente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente?

–En absoluto. Es un orgullo y un honor que el presidente de la Junta haya contado conmigo para participar en este proyecto, una responsabilidad compleja, porque en este departamento no hay casi nada neutro, es de posiciones muy encontradas. Pero la satisfacción es, con tu trabajo, poder participar en la modernización de Castilla y León. Es un honor, sigo enorgullecido de seguir participando en este proyecto y nos queda todavía legislatura, en la que estamos trabajando como el primer día.

¿Qué perspectivas tiene su Consejería de recuperar el tono inversor después de la crisis?

-Esta consejería, que no está entre las netamente sociales aunque yo opino que tiene mucho de social, perdió muchos recursos porque había que priorizar en educación, sanidad y asistencia social. En esta legislatura, Fomento ha ido recuperando capacidad de inversión porque ha ido recuperando presupuesto. La recuperación económica tiene que ir manteniendo esas políticas sociales, pero también las infraestructuras, agua, carreteras y telecomunicaciones, en lo que tenemos que seguir mejorando.

¿Internet en todos los pueblos?

–Hemos trabajado en esta legislatura mucho en eso. En las zonas blancas declaradas por el Ministerio y que no interesan a las operadoras convocamos ayudas para las empresas que quieran llevar allí la banda ancha. Nosotros las circunscribimos a los pueblos de menos de 500 habitantes y el Estado convoca para el resto. Esta misma semana se ha publicado en el Bocyl estas ayudas, valoradas en tres millones, el doble que el año pasado, cuando llegamos a 222 localidades nuevas. Además, estamos en un proyecto para llevar Internet a los polígonos industriales del mundo rural, estamos preparando una convocatoria de casi dos millones de euros para que las empresas presenten proyectos.

Los ciudadanos se quejan del estado del firme de muchas carreteras de Castilla y León.

–En eso estamos, en lo que llamamos el bloque ade actuaciones prioritarias en materia de carreteras. Hemos licitado 230 millones de euros de actuaciones en lo que va de legislatura que ha permitido renovar cientos y cientos de kilómetros de carreteras. En ello vamos a seguir.

Arranca el curso político como se terminó, con dos casos de corrupción que se investigan en los tribunales, el caso Perla Negra y la trama eólica, a los que ahora se suma Enredadera. ¿Cree que tendrán un coste electoral para el PP?

–El que se esté en permanente cuestión, y ya se encarga la oposición de ello continuamente, no beneficia a la imagen, no ya de la Junta ni del PP, sino de Castilla y León. No hay ningún supuesto de corrupción generalizada como hay quien, interesadamente, para arañar votos, pretende hacer creer. Los comportamientos personales que puedan ser contrarios a lo correcto lo determinarán los jueces. El ciudadano no es tonto, sabe valorar, y sabe enjuiciar. Y si hay alguna persona que haya hecho algo irregular, que caiga sobre él el peso de la ley. Pero quien tiene que determinarlo no es un partido de la oposición ni un periódico, es un juez, y eso no se ha producido. A mí, como juez, me abochorna la falta de respeto a los derechos fundamentales que se produce en el mundo político actual por los intereses partidistas y las ansias de manchar las instituciones a ver si consiguen así gobernar esa institución. Usted haga crítica política de la actuación y pida explicaciones, pero no saque conclusiones jurídicopenales que no le corresponden.

Contenido Patrocinado

Fotos