https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Silván acusa a Cs de convertir la comisión de la Enredadera en un juego partidista

Antonio Silván, este miércoles durante su comparecencia a los medios de comunicación. / N. Brandón

El alcalde justifica su ausencia a la vulneración de la normativa y al veto que la formación naranja mantuvo durante tres ocasiones y ve la reprobación del PSOE una ficha de la campaña electoral

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Antonio Silván, el alcalde de León, defiende su ausencia en la comisión de la operación Enredadera. Es más, ha advertido horas después de la convocatoria fallida, motivos le sobra.

El primero de ellos, el «veto» a su solicitud de comparecencia que hasta en tres ocasiones le impuso el grupo municipal Ciudadanos. «El 30 de diciembre, el 1 de febrero y 5 de febrero solicité comparecer y no se me permitió».

A ello se suma, continuó, que los 20 expedientes que fueron objeto de investigación por la UDEF de la Policía ya han sido examinados «demostrándose que no existen irregularidades, incluso los miembros de la comisión así lo han reconocido».

Y el tercer y último motivo ha sido el «incumplimiento y la vulneración» de las normas de funcionamiento de la propia comisión por parte de Cs en cuanto a la convocatoria y su desarrollo, tal y como ha advertido en sus informes la secretaria general del Ayuntamiento de León.

Por todo ello, recordó, el PP acordó no comparecer ante una «comisión que vulnera sus propias normas y que, por tanto, ha demostrado que tiene fines partidistas e interesadas por Ciudadanos», señaló Silván, que recordó que la comisión debe ajustarse a las normas de funcionamiento dictadas.

Electoralista también ha calificado la solicitud de reprobación que llevará al pleno el PSOE. «Durante tres años y medio, los socialistas han permanecido silentes ante cualquier actuación de la ciudad y ahora la expectativa electoral les hace hacer este planteamiento. No tengo nada que decir, me sigo preocpuando por la ciudad como es mi obligación», sentenció Silván.