https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Vox saca músculo y teje una estructura para alcanzar el Ayuntamiento de León, la Diputación y las Cortes

El líder de Vox, Santiago Abascal. /
El líder de Vox, Santiago Abascal.

El partido registra cinco afiliaciones diarias tras las elecciones andaluzas y trabajar para presentar candidaturas en entre 30 y 50 municipios, con la capital, Ponferrada, San Andrés, Villaquilambre y las cabeceras de comarca como prioridad

A. CUBILLAS León

Vox saca músculo en León. El partido de Santiago Abascal suma día a día afiliados y simpatizantes en la provincia y aspira a alcanzar en las principales administraciones leonesas.

Su auge, en los últimos días, parece imparable con una media de cinco afiliados diarios y el 'colapso' del sistema informático tras la arrolladora entrada de Vox en el parlamento andaluz.

Un punto de inflexión para una formación que echó raíces en 2014 en la provincia con apenas 60 afiliados y que ahora ya supera a los 200. Era su objetivo al cierre del 2018, ahora prevén llegar al medio millar antes de las elecciones de mayo.

Aunque no es una aspiración en sí misma. Su objetivo es lograr representación en el mayor número de instituciones en la provincia y de ahí que su preocupación se centre en encontrar gente con valía y que defienda los valores de Vox.

Objetivos en León

Concretamente, Vox se mueve en una horquilla de entre 30 y 50 municipios para presentar candidaturas. En ese listado, «sí o sí» estarán los grandes ayuntamientos, es decir, León, Ponferrada, San Andrés del Rabanedo y Villaquilambre donde ya ha coordinadoras locales.

A ello se sumaría, según señala José Carlos Rúa, secretario provincial de Vox, las cabeceras de comarcas así como el municipio de Valderas, el único que, con dos concejales, cuenta con representación de la formación.

Además, su objetivo está en entrar en la Diputación, «al menos con un diputado», y llegar a las Cortes de Castilla y León donde, según los estudios internos, podrían ocupar hasta dos sillones de procuradores por la provincia leonesa.

La elección de candidatos se llevará a cabo conforme a los estatutos de la formación, es decir, a través de un sistema de primarias en aquellos municipios que superen los 50 afiliados, como es el caso de León capital. Un sistema que, previsiblemente y conforme al ritmo de afiliación, también se llevará a cabo en Ponferrada y San Andrés.

Los tiempos, según remarca Rúa, los marcará el partido a nivel nacional aunque será a partir del 2019 cuando el aparato electora empiece a funcionar.

El ayer y el hoy de Vox

Aspiraciones que, sin duda, distan mucho a las que Vox llegó a los comicios municipales del 2015. Aquel año, presentaron candidatura en cinco municipios, León, San Andrés, Ponferrada, Mansilla y Valderas, logrando representatividad sólo en esta última.

Unos resultados que provocaron una estampida de la afiliación, reduciéndose a apenas una treintena de personas. Sin embargo, tras el 1 de Octubre, el lleno de Vistaalegre y las elecciones andaluzas, su crecimiento ha sido imparable, con más de 500 simpatizantes en la actualidad.

Lo mejor, según destaca Rua, es que los nuevos afiliados llegan con «ganas de trabajar y ayudar y sin aspiraciones políticas». Eso sí, no oculta que muchos de ellos eran afiliados o simpatizantes del Partido Popular y Ciudadanos. La próxima semana además tendrán visibilidad en la capital leonesa, concretamente en la calle Juan Madrazo, donde estará su sede.

La pérdida de la voz de León en Cortes

Y, a partir de ahí, a seguir «trabajando para configurar el mayor número posible de candidaturas» con el convencimiento de que los resultados de Andalucía tendrán su reflejo en León y el conjunto de la Comunidad.

«Hemos detectados que los resultados se pueden repetir», asegura Rua, que recuerda a su favor tiene la pérdida de peso de León en las Cortes de Castilla y León. «Muchos ciudadanos están decepcionados porque los representantes políticos no han sabido frenar la sangría poblacional o fortalecer el tejido industrial».

Y, precisamente, en este contexto cobra fuera una de sus propuestas pilares: la supresión de las comunidades y fortalecimiento de diputaciones y ayuntamientos. «En León la Comunidad se ve muy lejos», señala Rúa, que además asegura que Castilla y León no cuenta con un PSOE o un Podemos «fuerte o en alza» que haya sabido frenar la hegemonía del PP, «que ha llevado a un caciquismo dentro de la Comunidad».

Y, en este escenario, es en el que se mueve Vox en León, un partido cuya consolidación a nivel nacional ya ha extendido una ola de preocupación entre todos los partidos que, con seguridad, se extenderá a la provincia.