El rifirrafe del pleno de la Diputación: «No le voy a tolerar que me diga que me calle»

Pleno ordinario de la Diputación de León. /Campillo
Pleno ordinario de la Diputación de León. / Campillo

La sesión ordinaria del mes de marzo se cierra con un acalorado debate y el enfado de varios diputados y con la prohibición de presentar más mociones en lo que resta de legislatura

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Tensión en el seno de la Diputación de León. El pleno ordinario del mes de marzo ha estado marcado por los enfrentamientos, cabreos, la retirada de palabras y los dimes y diretes de una y otra bancada.

Monumental «cabreo» aseguró tener Pedro Muñoz, el diputado de Coalición por El Bierzo, tras presentar la moción por la que se solicitaba instar a Junta y Gobierno a presionar a Endesa para que se impliquen a cambiar el modelo producto del Bierzo.

La chispa saltó cuando el alcalde minero de Igüeña (PSOE) mostró el voto favorable de su partido, si bien, emplazó a hacer extensible la moción al conjunto de cuencas mineras y eléctricas que operan en la provincia de León.

Una propuesta que caldeó el ambiente y que incluso obligó al presidente de la Diputación a intervenir para intentar frenar a Múñoz, que acusó al pleno de «romper el consenso» que amparaba la moción.

«No se puede defender el Bierzo y sólo la central de Compostilla», remarcó el portavoz de CB, dando paso a un acalorado debate que suscitaron las cuatro mociones en materia minera que llevaron al pleno –dos CB, una el PP y una En Común-.

Un debate que para algunos, según trasladó el diputado de la UPL Matías Llorente, fue muestra de la proximidad del tiempo electoral. En cualquier caso, las cuatro mociones salieron adelante, eso sí, con la advertencia del presidente de la Diputación de que no se iban a traer a pleno ni una sola moción más en lo que resta de legislatura.

Precisamente, Ángel Calvo, diputado del PP y alcalde minero, hizo un alegato final a favor de la necesidad de impulsar una transición justa en las cuencas mineras, con las que España tiene una deuda pendiente. «Durante años el país se ha beneficiado de tener una luz limpia a costa de las heridas en muchos territorios, nos lo debe este país», concluyó Calvo.

«Cállese»

Un alegato que fue de nuevo rebatido por el diputado de CB, al que tuvo que amonestar el presidente de la Diputación. Punto en el que Muñoz reprochó la actitud con Majo, al que acusó de exigirle en el anterior pleno que se callase.

«Cállese me dijo y no se lo voy a pasar. No se lo consiento», advirtió el portavoz de CB, que además acusó al presidente de la Diputación «de írsele la olla». En cualquier caso, Majo trasladó sus disculpas, si bien, advirtió que «los plenos sirven para sacar la patita, siendo el día a día de la administración más compleja».

Un rifirrafe que se repitió al término del pleno, en esta ocasión con el diputado no adscrito Juan Carlos Fernández, que reprochó la ausencia del diputado Ángel Calvo para darle la respuesta sobre un asunto de Gersul. En este punto, Majo le advirtió que la ausencia estaba justificada por una reunión de trabajo, zanjando la polémica.

Pleno en el que el equipo de gobierno dio cuenta que la Liquidación del Presupuesto del 2018 se ha retrasado en el tiempo por una cuestión técnica y en la que se dio luz verde al Plan de Igualdad del personal de la Diputación así como al protocolo de actuación ante casos de acosos sexual así como las modificaciones de la RPT.