https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El patrimonio ferroviario de León en serio riesgo por el acoso y derribo que sufre la asociación que lo conserva

La Mikado, en una de las últimas ocasiones en las que volvió a circular./Peio
La Mikado, en una de las últimas ocasiones en las que volvió a circular. / Peio

La Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril (Alaf), con más de 300 socios, denuncia el grave peligro en el que caen las piezas históricas más valiosas al impedir que puedan seguir accediendo a ellas | La 'Mikado', una pieza única, en serio riesgo

J. Calvo
J. CALVOLeón

Son jubilados en su mayoría, amantes del mundo ferroviario en todos los casos, incuestionables conocedores de las piezas históricas que se movieron entre los raíles y, por encima de todo, apasionados de Renfe y de su historia.

De hecho la mayoría de los miembros de la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril (Alaf) tienen una vocación altruista fuera de lo común. Con sus escasos medios pero con una enorme voluntad han ido reparando en los talleres de Renfe en León piezas únicas.

Gracias a ellos ha sobrevivido la Mikado 141-F-2346, la 7766 La Inglesa, un Electrotren de lujo que han reparado con mimo extraordinario y hasta media docena de vagones de pasajeros, incluido uno con cafetería, que de otro modo habría sido 'borrado' del mapa.

Un convenio con Renfe les permitía acceder a los talles y cuidar ese viejo patrimonio que de otro modo hoy sería parte de la historia. De hecho la Mikado es un tesoro internacional que en el escenario local tiene protección BIC.

«Nos hemos dejado la vida reparando esas máquinas», se reconoce desde Alaf. Un titánico esfuerzo que ha ido unido a la recuperación de otras piezas menores que, en su conjunto, superan ampliamente el millar de unidades (desde vestimenta hasta señalización o documentación histórica). El valor de todo ello es incalculable.

'Acoso y derribo'

Ahora Alaf, sus miembros, denuncian una operación de 'acoso y derribo' que conlleva la expulsión de los talleres de Renfe. No es la expulsión y la prohibición un asunto menor porque todo ello conlleva la imposibilidad de conservar el material, la vigilancia del mismo y por extensión su seguro deterioro.

«Es como si tienes un tesoro y decides dejar el cofre abierto. No va durar», se advierte desde la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril. «Y todo por una especie de acoso y derribo a la asociación que en al único que va a dañar es al patrimonio que se cuidaba aquí y que era titularidad de Renfe», señalan.

Alaf incide hoy en la necesidad de recuperar con garantías el convenio con Renfe y, por extensión, recuperar la posibilidad de mantener un patrimonio de valor incalculable.

En los próximos días se trasladará esa inquietud a la dirección provincial del PSOE. Se instará a su apoyo para que el propio Ministerio de Fomento se implique en la decisión. «Hay mucho en juego, incluso parte de la historia de Renfe y todo el patrimonio restaurado, también la Mikado», sentencian.

La historia de la Mikado

La Mikado 141-F-2346 fue una de las últimas locomotoras fabricadas por la compañía 'La Maquinista Terrestre y Marítima'; construida en sus factorías de Barcelona con mano de otra y maquinaría totalmente española. Llegaron a circular más de 200 locomotoras de este tipo por nuestro país.

Entregada a Renfe en 1957, prestó servicio durante unos 17 años recorriendo cerca de 600.000 kilómetros a lo largo del país, arrastrando tanto trenes de pasajeros como de marcancías. Depositada en Zamora para su desguace, fue rescatada por el Ayuntamiento de Monforte de Lemos (Lugo), para ser exhibida con motivo del Centenario de la Línea Palencia-La Coruña. Gracias al empeño de la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril (ALAF) se logró su recuperación para el servicio, y el día 2 de febrero de 1994 fue trasladada a León para dicho fin.