«Las buenas noticias van por barrios. Sólo hay que ver los buenos datos del paro de Valladolid»

Enrique Reguero y Xoxepe Vega, en una imagen de archivo. /
Enrique Reguero y Xoxepe Vega, en una imagen de archivo.

Los responsables de UGT y CCOO insisten en que el mercado laboral leonés sigue marcado por la precariedad y temporalidad y advierte que, a las puertas de una nueva recesión, León sigue sin recuperar los afiliados previos a la crisis

A. C.
A. C.León

Tras encadenar varios meses de descenso, el paro vuelve a subir y León vuelve a darse de bruces con la realidad. Al menos es la radiografía que realizan los sindicatos, que califican de «mala noticia» el aumento en 405 el número de desempleados.

«Parece que las buenas noticias van por barrios», lamenta Xosepe Vega (CCOO), haciendo alusión al positivo dato que arrojó la provincia de Valladolid. Unas cifras que, en el caso de León, refleja que se sigue en la misma senda y que nada se arregla.

«Unas veces estamos arriba, otras abajo pero la realidad es que continúa la precariedad laboral, la mayor de los contratos son temporales y que no hay crecimiento de afiliación a la Seguridad Social».

Es más, Xoxepe cree que es necesario que la gente se dé cuenta que a las puertas de una nueva recesión, como se anuncia, mientras otras regiones y otras territorios del Estado ya han recuperado tasas de ocupación, el número de afiliados en León es sensiblemente inferior al inicio de la crisis.

«Entramos en un periodo lleno de incertidumbre que no augura buenas cosas. Hay que elevar el nivel de exigencia y que el Gobierno se dé cuenta de que con esta región no se ha sido justo y cambiar las políticas que se han desarrollado», concluyó Vega.

Urge un Gobierno

En la misma línea se refirió su homólogo en la UGT, Enrique Reguero, que lamentó que una vez más León se vuelve a encontrar con la realidad que deja el final del periodo estival. «El sector servicios baja la actividad y el desempleo sube».

Si a ello le añades, continúa, la despoblación y el envejecimiento, Reguero entiende que León está en una situación complicada, que requiere urgente que se forme un Gobierno que derogue las reformas laborales y que empiece a realizar una apuesta clara por León, con inversiones para su reindustrialización. «Esta situación no es normal y es compleja».