León bate récord de envejecimiento y contabiliza 231 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16

León bate récord de envejecimiento y contabiliza 231 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16

León se sitúa como las provincias más envejecidas de España, superando los índices de Asturias o Galica, las autonomías que lideran el ranking

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

León envejece. Y lo hace a pasos agigantados. Los datos lo confirman mes a mes. La provincia contabilizó 231 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16, es decir, un índice de envejecimiento del 231%, según la última estadística publicada por el Instituto Nacional de Estadística.

De esta forma, León se sitúa entre las provincias más envejecidas no sólo de Castilla y León sino del conjunto de España, superando los niveles históricas de Asturias, la región más envejecida (214%) y Galicia (195). Por delante, Zamora que registró una tasa de envejecimiento del 292%.

Castilla y León supera con creces el índice de envejecimiento nacional con un índice del 193%, es decir, 193 mayores de 65 años por cada 100 menores de 16, la tercera cifra más alta del país.

En el otro lado de la balanza se sitúan Ceuta y Melilla, Murcia, Baleares y Andalucía, que son las únicas autonomías con una mayor proporción de jóvenes. No obstante, España, con un índice del 120%, ha anotado un máximo histórico, al crecer dos puntos respecto al 2016.

Contrastan las cifras actuales con las de finales de siglo XX, cuando Castilla y León era aún joven. En 1985 se contabilizaban 68 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16, lo que reflejaba una sociedad en plena expansión y con gran potencial para crecer económica y laboralmente.

Detrás de Zamora y León se sitúa Palencia con un índice del 205,6%, Salamanca (207,7%), Soria, (192,7%) y Ávila (192,2%). Las que mejor comportamiento presentan fue Segovia, con 156 mayores de 64 años cada 100 menores de 16, Valladolid (158,1%) y Burgos (169,3%).

Tendencia «imparable»

La Fundación Adecco, que ha realizado un análisis de los datos, ha avisado de que la tendencia de envejecimiento parece «imparable»., al tiempo que ha alertado de la «incoherencia que tiene, en esta coyuntura, discriminar laboralmente a los desempleados de más edad».

Según el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, «no sólo es un contrasentido demográfico», sino que se pone «en peligro» el Estado del Bienestar. «La prioridad nacional debe ser la implementación de políticas activas de empleo que empoderen a los desempleados seniors, mediante formación, acompañamiento y recursos clave que les permitan actualizar sus competencias y convertir su experiencia en un valor añadido«, ha recalcado.

En la misma línea, Mesonero comenta que actualmente la edad de ingreso al empleo es cada vez más elevada; sin embargo, la discriminación comienza poco después de los 40 años «propiciando una salida temprana del mercado laboral». «Si a ello añadimos que la esperanza de vida está en máximos históricos, la conclusión es que las personas están más tiempo inactivas que activas a lo largo de su vida», sostiene.

Con todo ello, ha apuntado que llegar a los 35 años cotizados «se torna complicado» y ha subrayado que «quien llega, sólo genera un 33% del importe total de la jubilación, con lo que la situación se vuelve insostenible».

Retos

•Sensibilizar a la sociedad y al tejido empresarial, acercando los valores de los trabajadores mayores de 55 años (madurez, experiencia, templanza) y renovando la visión, a menudo desfavorable, que se tiene de la fuerza laboral más senior.

•Estimular la incorporación al mercado de los sectores de la población tradicionalmente más inactivos: personas con discapacidad, mujeres, etc, para contrarrestar la pérdida de los activos más jóvenes.

•Promover medidas de conciliación: horarios flexibles, prestaciones de maternidad y otros subsidios que garanticen que las familias pueden compatibilizar el empleo con el cuidado de los suyos.

•Promover políticas que incidan en un estilo de vida saludable, mejorando la calidad de vida y ayudando a prevenir enfermedades en las personas de más edad.

«Cada año aumenta el volumen de desempleados mayores de 55 años que acuden a la Fundación Adecco en búsqueda de un empleo, pero tenemos serias dificultades para darles respuesta. No existe suficiente foco político y social, ni inversión pública ni un plan de sostenibilidad para un reto tan crítico para nuestro mercado laboral», ha denunciado Mesonero

Asimismo, ha abogado por impulsar la participación de los segmentos de la población hasta ahora más inactivos para compensar la falta de relevo generacional y garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Desde Fundación Adecco, destacan que la relación cotizante-pensionista cerró el año 2017 con un valor mínimo, del 2,2. «Si continúa esta tendencia, para 2052 se estima que, por cada persona inactiva, habrá poco más de una persona trabajando, lo pone en peligro la sostenibilidad«, agregan.

Contenido Patrocinado

Fotos