«Antes me frustraba que la gente joven no viese necesario el feminismo»

Desde la experiencia de 30 años de militancia feminista, Marta Sofía López, más conocida como 'Chian', explora las posibilidades de un 8M en el que es necesario parar

Marta Sofía López 'Chian', en la calle García I de León. / Sandra Santos
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

El 8M de Marta Sofía López, conocida por todos como 'Chian', fue cuanto menos esperado. Militante feminista «desde hace treinta años», la profesora universitaria lo vivió «con muchísima ilusión, casi como si lo hubiera preparado yo».

Ocho mujeres para el 8M

Y la razón para entender que fuera esperado tarda poco en salir en la conversación. «Tenía la tremenda frustración de ver que la gente joven no entendía la necesidad del feminismo, por lo que viví con mucha ilusión que a nivel global hubiera un movimiento muy fuerte de concienciación de las mujeres y de saber que si las mujeres paramos, el mundo se para».

Aquel 8M, Chian estaba en Gradefes. «Lo viví en mi pueblo y allí me fui a ver las actividades y el teatro que organizaban las amas de casa». Y ahí tomó parte. «Les eché una pequeña 'filípica', hablándoles de los orígenes del feminismo y por lo menos hubo dos o tres que me dijeron que era interesante».

Marta Sofía López 'Chian'.
Marta Sofía López 'Chian'.

Con la atalaya que ofrecen los treinta años de lucha, la profesora universitaria hace balance. «Yo creo que la sociedad ha avanzado desde el 8M, todo cambio social es lento y trabajoso, pero a nivel de docencia encuentro muchísima más sensibilidad hacia el pensamiento feminista». De hecho, a renglón seguido, Chian asegura que «hay más conciencia de la necesidad de la movilización no solo por nosotras, que somos blancas, occidentales y de clase media, sino por aquellas que no se pueden permitir hacer huelga. Las que podemos debemos parar por ellas».

Ella afrontará el 8M de este año haciendo parón. «Tengo una charla en Navatejera sobre las razones del feminismo y el resto del día lo dedicaré a trabajar en mi casa, en cosas que tengo apartadas porque la naturaleza no se pone en huelga».