https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Una empresa leonesa, el mejor antirrobo para los patinetes eléctricos de Madrid

Vídeo explicativo sobre la recuperación de los patinetes.

Seguridad Centinela pone cerco a los ladrones de estos medios de movilidad urbana y consigue rescatar más de 150 en los últimos tres meses

N. BRANDÓNLeón

Llegaron para ser parte de la revolución en el transporte urbano, pero ahora un grave problema de robos amenaza su viabilidad. Los patinetes eléctricos de Madrid están sufriendo una importante merma de su flota debido a los robos que «han hecho desaparecer entre el 20 y el 30% de las unidades». Así lo apunta Diego Nieto, el creador de la empresa leonesa Seguridad Centinela que ha entrado en juego para dar soluciones a las principales empresas del sector del patinete eléctrico. «La gente no era consciente de lo que iba a pasar, yo me lo temía, pero la cantidad de robos está siendo terrorífica».

Un problema a nivel mundial que en Madrid ya ha supuesto la desaparición de entre 2.000 y 3.000 patinetes de los 10.000 que estaban disponibles para su alquiler. Como reconoce el responsable de la empresa leonesa de localización, a veces «surgen necesidades inimaginables y desde Centinela habremos recuperado 150 patinetes en los últimos tres meses».

El origen de la empresa

Una de estas empresas de movilidad urbana de patinetes eléctricos con la que trabaja Centinela es Eskay. Su fundador Juan Jiménez se muestra muy satisfecho con el soporte de Centinela. «Gracias a ellos hemos recuperado más del 95% de los patinetes robados», pero apunta a que realmente la solución pasa por «poner cerco a los grupos organizados que los roban». Eskay trabaja con la tecnología de Centinela desde octubre, cuando empezaron a sufrir los primeros robos que a día de hoy se han traducido en una media de entre tres y cinco robos diarios que se producen en la periferia, principalmente al sur de Madrid, pero también en la zona centro, en el Retiro o el barrio de Salamanca».

«Ningún sitio se libra. Donde haya más concentración de patinetes, más se roban», relata Juan Jiménez, fundador de Eskay y portavoz de la AUVMP, Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal. El grado en el que afecte a la empresa estos robos depende de dos factores: el músculo financiero para hacer frente a la reposición de las unidades, y el número de patinetes que se roben. El modus operandi de estas bandas consiste en llevar el patinete hasta algún callejón o sitio apartado, cargarlo en un coche o furgoneta y trasladarlo a algún domicilio para desactivar los sistemas de seguridad. Es en este punto donde entra en juego Seguridad Centinela.

Centinela al rescate

Para robar los patinetes, los ladrones o vándalos directamente desatornillan el sistema GPS que es visible en el exterior. Otras veces, se lo llevan y el GPS pierde la señal dentro de cualquier espacio techado, ya que estos sistemas de localización solo funcionan al aire libre. La diferencia que aporta Seguridad Centinela es una tecnología que permite realizar un seguimiento del objeto, en este caso el patinete eléctrico, aunque esté en espacios que no estén al descubierto. Basándose en seis sistemas de localización, su tecnología «permite llegar hasta la misma puerta de la casa de quien tenga lo robado», como asegura Diego Nieto, fundador de la empresa. Un sistema GPS, apoyado por dos sistemas que localizan interiores y otros tres que utilizan las antenas de telefonía, permite una ubicación mucho más certera. Además, el GPS que instalan está escondido y no puede ser eliminado como los actuales. Una vez localizado, la Policía con personal de la empresa se desplaza al lugar para rescatarlo. Desde Centinela apuntan a que su destino es variado, incluso algunos simplemente están tirados en un parque. La ventaja que añaden es que muchos de los patinetes que localizan pueden seguir utilizándose porque «en cuanto detectamos donde están, en pocas horas los recuperamos. Hay muchos ladrones».

Ahora, desde León, Centinela hace frente a este problema real que incluso les ha llevado a abrir un servicio específico dentro de la empresa. Diego Nieto expresa los motivos de los hurtos: «hay gente que simplemente lo hace por vandalismo y luego abandona el patinete, otros que les cambia el programa o venden las piezas de gran valor».

Centinela está consiguiendo excelentes resultados. «Los clientes que están protegidos por nosotros apenas registran pérdidas de patinetes. Estamos hablando de que antes perdían el 20 o 30% de su flota al mes y ahora con nuestra tecnología son pérdidas inferiores al 0,5%».

Seguridad Centinela comenzó a desarrollar esta tecnología en 2014, y tras dos intensos años de trabajo, lograron este puntero sistema de localización pensado para rellenar ese vacío que sufría el GPS en espacios cerrados. Este nicho de negocio surgido a raíz del transporte autónomo tanto de patinetes como de bicis o motos (en menor medida), ha llevado a la expansión de la empresa, aunque lo que recuperan principalmente es maquinaria de obra, 120.000 euros en el último mes en Madrid, incluso colmenas, de las que han rescatado alrededor de 1.000. Y es que desde Centinela apuntan a un problema global para estos robos que ahora se focalizan en los patinetes eléctricos en circulación por la capital de España: «no se puede creer en la buena voluntad de la gente».