https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Diputación 'repensará' el uso del parking de Santa Nonia y fijará un nuevo pliego para poner fin a su alegalidad

Imagen de la entrada al aparcamiento situado en terreno de la Diputación de León. / Inés Santos

El nuevo equipo de gobierno revisará las bases del proyecto de adjudicación planteado en la última legislatura y no descarta analizar con el Ayuntamiento la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para un nuevo uso

J. Calvo
J. CALVOLeón

El actual aparcamiento ubicado en la parcela anexa a la Biblioteca Pública de León capital, en pleno corazón de la ciudad y en suelo propiedad de la Diputación Provincial, pasa por ser una de las mayores anomalías urbanísticas de las últimas décadas.

Amparado por un fin entonces solidario, el conocido como 'parking de Santa Nonia', abrió sus puertas a finales de los años 80 para apoyar a una cooperativa de discapacitados.

El establecimiento de servicio público abrió entonces sus puertas cargado de tantas buenas intenciones como aparentes ilegalidades: siempre fue gestionado en precario, jamás se aportó canon alguno y nunca tuvo licencia municipal acorde con su actividad.

Todo ello al mismo tiempo que era objeto de beneficios materiales que jamás fueron dados a conocer. Uno de los más llamativos el hecho de que el Ayuntamiento de León asumiera durante décadas el consumo de la luz eléctrica de ese establecimiento de uso privado. «No nos habíamos dado cuenta», se aseguró este mismo ejercicio al trascender la irregularidad.

Desde 1988

Pero la lista de situaciones cuanto menos 'extrañas' no dejan de engordar. Fue en 1988 cuando se creó la sociedad cooperativa Contratas de Servicios asumió a través de sus siete socios la gestión de los 3.107 metros cuadrados de la parcela propiedad de la Diputación.

Lo hizo sin licencia de actividad alguna porque en realidad lo que sucede en el seno de esta parcela carece del correspondiente sustento legal y administrativo. Eso sí, la Diputación se ha hecho cargo de pagos anuales como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), entre otros abonos.

Mientras la cooperativa que explota la zona de forma alegal declara obtener unos ingresos que rondan los 250.000 euros anuales. Acomodando esa cifra a las variaciones del IPC en tres décadas lo cierto es que la cooperativa Contratas de Servicios habría podido obtenr ingresos por encima de los cuatro millones de euros.

Precios aplicados al estacionamiento en la céntrica parcela propiedad de la Diputación de León.
Precios aplicados al estacionamiento en la céntrica parcela propiedad de la Diputación de León.

Irregularidades y complicidades

Encontrando a su paso todo tipo de complicidades y simpatías políticas (la ausencia de la licencia de actividad es una de las 'extrañas' situaciones que han sido ignoradas en todas las corporaciones municipales) fue en 2017 cuando la Diputación decidió poner freno a la situación y proceder al fin del aparcamiento.

Juan Martínez Majo, entonces presidente de la institución, alegó entonces el elevado número de alegalidades que se sucedían en suelo de la institución. Sin embargo, su promesa de reconducir la situación y cerrar el establecimiento fue muy breve.

Meses más tarde cambió su discurso y optó por mantener la actividad del aparcamiento, eso sí, realizando un pliego y una adjudicación y solicitando al Ayuntamiento los permisos necesarios que avalaran la actividad.

Esa situación, que no llegó a materializarse por plazos legales, vivirá ahora un nuevo capítulo con la entrada de una nueva corporación en la institución provincial. «Repensaremos las cosas», se advirtió este jueves a leonoticias.

'Repensar` la situación

Y «repensar» el proyecto es que o bien se modificarán las bases para la adjudicación o bien se reelaborará un proyecto en una zona destinada a 'dotación de Servicios' según el actual Plan General de Ordenación Urbana.

Otra opción, más complicada pero no descartada, será sentarse con el Ayuntamiento de León en la misma mesa, analizar los posibles usos alternativos y la modificación del PGOU, y dar a la ciudad un espacio público situado en una parcela urbana realmente privilegiada.

«Cuando acabe el verano se verá, pero lo que no se puede seguir es en la misma situación. Éste es uno de los muchos marrones que ha dejado el PP«, se ha remarcado de forma concluyente.