https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

La Diócesis de León enriquece su calendario con la memoria de Santa Teresa, Reina de León

La Diócesis de León enriquece su calendario con la memoria de Santa Teresa, Reina de León

Se celebrará cada 17 de junio tras la aprobación por parte de la Congregación Vaticana para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la petición que realizó el obispo Julián López

LEONOTICIAS

Tras la reciente aprobación por parte de la Congregación Vaticana para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la petición realizada por el obispo de León, Julián López, este próximo lunes día 17 se celebrará por primera vez la memoria litúrgica de Santa Teresa, reina de León.

Una referencia litúrgica que viene a enriquecer el calendario litúrgico propio de la Diócesis de León y que desde la Delegación diocesana de Liturgia y Piedad Popular se resalta porque sitúa en un plano destacado la figura de «Santa Teresa, reina de León, esposa, madre, religiosa y santa» y porque cada día 17 de junio la celebración de esta memoria litúrgica contará con misa y oficio propio.

Vida ejemplar, historia de León

Santa Teresa nació en Coímbra el 4 de octubre de 1175 y murió en Lorvão el 18 de junio de 1250. Era infanta de Portugal, hija del rey Sancho I de Portugal y de la reina Dulce de Aragón. Fue reina de León por el matrimonio contraído con su primo hermano el rey Alfonso IX en el año 1191 y del que nacieron tres hijos (Sancha, Fernando y Dulce). En el año 1196, su matrimonio fue declarado nulo por razones de parentesco y abrazó la vida regular en un monasterio fundado por ella misma en Lorvão. En 1705 fue beatificada, junto con su hermana Sancha, por el papa Clemente XI.

La inclusión de esta santa en el calendario particular de la Diócesis se realiza por razón de su vinculación histórica con León y por la ejemplaridad de su vida, en la que supo unir la piedad cristiana con su condición de madre y reina cristiana; con humildad acató la declaración de nulidad de su matrimonio y, tras ser despojada de su condición de reina, abrazó la vida religiosa en la Orden del Císter después.

En la Real Colegiata de San Isidoro de León, exponente privilegiado de la historia del reino del reino de León, cumbre del arte románico y destacado centro litúrgico, espiritual y cultural para la ciudad de León, residió santa Teresa dado que fue la sede de la monarquía leonesa durante más de tres siglos (ss. X-XII).

Asimismo, en el Panteón Real, mandado construir por los reyes de León y cuyas bóvedas fueron decoradas con espléndidas pinturas murales románicas, reposan treinta y tres miembros de la corte leonesa, entre los que se encuentra Alfonso IX, esposo de santa Teresa.