https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

CCOO confía en una posición común de los gobiernos de Castilla y León, Asturias y Galicia para influir en favor del Corredor Atlántico

Juan Vicente Herrera y Gerardo Álvarez Courel, en la reunión en Santiago por el Corredor Atlántico./César Sánchez
Juan Vicente Herrera y Gerardo Álvarez Courel, en la reunión en Santiago por el Corredor Atlántico. / César Sánchez

El sindicato se reúne en Santiago de Compostela para poner en valor la reivindicación que surgió del encuentro sindical celebrado hace dos meses en Ponferrada

ICAL

Comisiones Obreras de Asturias, Castilla y León y Galicia confiaron este lunes en una posición común de los gobiernos de Castilla y León, Asturias y Galicia y de organizaciones sindicales y empresariales para influir en favor del Corredor Atlántico. Un reivindicación que se puso de manifiesto en un encuentro en Santiago de Compostela que surgió del encuentro sindical que las ejecutivas de CCOO de las tres regiones celebraron de hace tan sólo dos meses en Ponferrada.

El objetivo que se perseguía era juntar a las Administraciones, los sindicatos y los empresarios para analizar las necesidades de infraestructuras y la planificación estratégica de futuro. Todos los actores se han reunido por fin este lunes para empezar a reivindicar inversiones en el llamado corredor atlántico.

Precisamente, el encuentro se dedicó a establecer la importancia estratégica del corredor para tener argumentos suficientes para la defensa de los proyectos concretos y su financiación ante las instituciones españolas y europeas. El secretario general de CCOO en Galicia, Ramón Sarmiento, explicó en una mesa redonda, incluida en el encuentro, la posición sindical que se consensuó el pasado 26 de noviembre.

En el encuentro estaban también los secretarios generales de CCOO Castilla y León, Vicente Andrés, y el de Asturias, José Manuel Zapico, además del responsable de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Castilla y León, Carlos López Inclány el secretario general de CCOO de León, Xosepe Vega.

De esa reunión de noviembre surgió una declaración que explicaba que el problema era que «no se había incluido el corredor atlántico en la planificación de la Red Transeuropea de Transporte de Ferrocarril», lo que suponía su «exclusión del sistema circulatorio de la economía y el mercado único europeo». Por ello, se exigía su inclusión para evitar el aislamiento de la zona noroeste de España.

Ahora, el corredor ya está aprobado por el Parlamento Europeo y es «necesario hacer valer su importancia para lograr los proyectos que lo desarrollen y la financiación suficiente para su puesta en marcha». «Hay que tener en cuenta que la red de corredores se efectuará bajo la supervisión y coordinación europea y, previsiblemente, conformará un nuevo modelo caracterizado por formar un entramado en el que se priorizan la intermodalidad, la eficiencia económica y la sostenibilidad ambiental», señaló CCOO en una nota de prensa, en la que añadió que «deberá servir también como garantía del principio de cohesión territorial y social, permitiendo el acceso a todas las regiones de la Unión Europea».

La Comisión Europea propuso nueve corredores, dos de ellos en España: el Mediterráneo, que entra en España por Figueras y llega hasta Algeciras y Sevilla, y el Lisboa-Estrasburgo, que en España se denomina Atlántico, desde la frontera portuguesa hasta Irún.

Junto a la red básica, se proponen «otras secciones» que se refieren a las conexiones con Galicia y Asturias, al tramo Valencia-Bilbao (que recibe el nombre de corredor cantábrico-mediterráneo) y también al tramo Madrid-Valencia (atlántico-mediterráneo). De este modo, en España, la configuración final de la red quedaría determinada por una malla con cinco corredores multimodales (mediterráneo, central, atlántico, cantábrico-mediterráneo y atlántico-mediterráneo) conectados entre sí, y que en algunos tramos está compartido.