Carflor califica de «insidias» las informaciones sobre su presencia en la trama

Sadat Maraña./
Sadat Maraña.

La familia propietaria de La Nueva Crónica asegura que sus contactos con Sadat Maraña no tenían como fondo presionar o gestionar contratos

J.C. | J.L.B. | N.B.León

La representación legal del Grupo Carflor y la familia Lesmes-Flórez ha negado este lunes que éstos mantuvieran contactos con el 'conseguidor' Sadat Maraña, implicado en la 'operación Enredadera', con el fin de que «agilizara gestiones en contratos públicos con el fin de favorecer a las empresas del Grupo Carflor».

Igualmente se tacha de «falaz» que tanto «Nuria Lesmes como el empleado del Grupo Carflor Jesús Sanz recurrieran al señor Maraña para que éste agilizara contratos de asistencia de la Diputación Provincial de León».

Igualmente, y mediante una notificación remitida por su representación legal, se rechaza el término «cómplice» atribuído a Jesús Sanz al entender que el mismo le imputa una representación penal «sin la más mínima prueba de ello».

Ampliamente citado

Por último advierte que el Grupo Carflor, propietario de La Nueva Crónica, se reserva su derecho a ejercer acciones legales por estas informaciones.

El Grupo Carflor y sus responsables aparecen citados de forma expresa y reiterada en el sumario correspondiente a la trama corrupta desvelada por la 'operación Enredadera'.

En el sumario al que ha tenido acceso leonoticias se apunta a posibles delitos de cohecho a la hora de citar a este grupo detallándose las conversaciones entre sus representantes y Sadat Maraña.

Contenido Patrocinado

Fotos